El Área Sanitaria de Vigo celebra el Día Mundial del Ictus

La Unidad de Ictus del servicio de Neurología del área Sanitaria de Vigo lleva atendidos un total de 4.160 pacientes con Ictus desde que había sido puesta en marcha, hace ahora seis años. Este dato fue difundido hoy en el transcurso de los actos celebrados para conmemorar el Día Mundial del Ictus y nos participaron, junto con la Asociación Aliento de Daño Cerebral, especialistas en Neurología, Neurorradioloxía, Rehabilitación y Fisioterapia.

El área Sanitario de Vigo presta una asistencia de máxima calidad la esta patología, alcanzando gran agilidad en el tiempo de respuesta. Segundo explica el coordinador de la Unidad, Jose L. Maciñeiras “El Ictus constituye una emergencia sanitaria que requiere de una intervención inmediata para realizar el diagnóstico y el tratamiento, porque cuanto más tiempo dure la interrupción del flujo sanguíneo cara el cerebro, mayor es el daño. En estos momentos conseguimos un tiempo de respuesta para administrar el tratamiento fibrinolítico de 42 minutos, cifra que mejora las recomendaciones internacionales, cuyo cómo objetivo es iniciarlo dentro de los 45 minutos desde la llegada del paciente al hospital”.

Tipos de Ictus

El ictus o accidente cerebrovascular es una enfermedad producida por un trastorno brusco de la circulación cerebral que altera el funcionamiento de una o varias áreas del cerebro. La interrupción del flujo sanguíneo provoca una merma de la aportación continua de oxígeno y nutrientes que precisan las neuronas para poder desarrollar sus funciones.

Existen fundamentalmente dos tipos de ictus. El isquémico es el más frecuente y se produce por la obstrucción o taponamiento de un vaso, que impide que la sangre llegue a una o varias áreas del cerebro y que puede ser transitorio. Si esta situación se mantiene en el tiempo, puede quedar una lesión permanente en la región afectada. El segundo tipo es el hemorráxico, aunque es menos frecuente. Se origina a consecuencia de la ruptura de un vaso dentro del cerebro o en sus envolturas y causa una hemorragia cerebral.

Tratamientos y #terapia rehabilitadoras

El doctor Maciñeiras recordó que “los pilares fundamentales en el abordaje de esta patología son las Unidades de Ictus, el tratamiento fibrinolítico, la trombectomía mecánica, y la rehabilitación. Un tratamiento fisioterapéutico acomodado permite que los pacientes presenten menos secuelas y sean más fácilmente rehabilitables. ”

La herramienta más importante es la Unidad de Ictus. La del Álvaro Cunqueiro cuenta con seis camas con monitorización permanente. En lo que va de año llevan hospitalizados a 568 pacientes.

En el referido a los tratamientos, cuando se produce un infarto cerebral isquémico, siempre que es posible, el neurólogo administra la fibrinolise, que es un medicamento que disuelve el tapón que obstaculiza el flujo sanguíneo. Este fármaco puede aplicarse en las primeras 4 horas y media del infarto cerebral. Los neurólogos de Vigo llevan indicados 700 tratamientos fibrinolíticos en estos seis años, lo que representa un 17% de los pacientes con esta patología ingresados en la Unidad.

Cuando no se puede administrar la fibrinolise o esta fracasa, existe una alternativa, la trombectomía mecánica, técnica en la que un neurorradiólogo introduce un catéter hasta el trombo para la extracción del mismo. Esta alternativa debe realizarse en las primeras 24 horas en aquellos pacientes seleccionados. La trombectomía se puso en marcha hace cuatro años en Vigo y en este tiempo llevan realizados 604 procedimientos. Cabe destacar que el Álvaro Cunqueiro es la referencia de la práctica de trombectomías para el sur de Galicia.

Otra parte fundamental del tratamiento lo constituye la terapia rehabilitadora, iniciándose ya durante el período de hospitalización y continuando después de manera ambulatoria al alta del paciente, con fisioterapia, logopedia y terapia ocupacional, según las prescripciones realizadas por el médico rehabilitador.

Programas preventivos en la Atención Primaria

Esta patología es el resultado de la confluencia de un determinado estilo de vida y de circunstancias personales. Los factores de riesgo más importantes son la edad (el 75% de los ictus afectan la mayores de 65 corderos); los antecedentes personales o familiares de enfermedades cardiovasculares; la hipertensión arterial; las dislipemias (colesterol y otros lípidos aumentados); la diabetes mellitus; el consumo de tabaco, alcohol y drogas; y la vida sedentaria.

Por eso, los especialistas destacaron hoy la importancia de la prevención de los factores de riesgo en esta enfermedad y pusieron en valor los programas preventivos que vienen desarrollando los profesionales de la Atención Primaria.

En este sentido, en esta jornada realizaron a los usuarios que lo desearon unas pruebas para determinar la existencia de factores de riesgo de padecer un Ictus, midiendo su tensión arterial, los niveles de glucemia y efectuando screening de Fibrilación auricular.