Amargo final para un combativo Alberto Meira en el Rallye Mariña Lucense

La quinta prueba de la temporada para el equipo AMF Motorsport iba a ser una nueva demostración de valentía por parte de Alberto Meira, que con un vehículo inferior al de sus rivales trató por todos los medios de pelear por un lugar en el podio.

El rallye ya comenzó torciéndose desde los compases iniciales, y es que la sección nocturna del viernes fue aciaga para los intereses del equipo, pues una mala regulación de la parrilla de faros y la falta de confianza en las condiciones de densa niebla en la primera especial hacía ceder medio minuto con la cabeza de carrera.

Pero lejos de venirse abajo, el de Vincios siguió luchando al día siguiente, aprovechando el tramo de Vicedo donde el Citroën DS3 R5 se defendía mejor para sacar las garras y recortar tiempo con el segundo clasificado, pero sufriendo en el resto de especiales, más lentas y sucias donde las monturas más modernas sacaban su efectividad a relucir.

Cómodamente instalados en tercera posición a falta del último bucle, de nuevo la noche iba a suponer un tropiezo para Alberto Meira, que contaba con sus propias palabras lo sucedido: “Después de marcar otro buen crono en Vicedo, un ligero toque en el tramo de Xove forzaba una barra estabilizadora trasera, que se rompía, haciendo el coche inconducible. Terminamos con muchos sustos y tratamos de arreglar la barra estabilizadora con una solución que parecía funcionar, pero en el último tramo se volvía a romper. Tratando de conservar la tercera posición con la suspensión totalmente inestable tuvimos dos salidas de carretera, golpeando en la última y perdiendo mucho tiempo”.

Finalmente, el equipo AMF Motorsport salía de Viveiro con una cuarta posición que supo a poco después del esfuerzo realizado durante toda la jornada para estar en la pelea por el podio. En solo tres semanas tocará resarcirse en la siguiente prueba del certamen autonómico, el Rallye Ribeira Sacra.