Gondomar dota al municipio del Reglamento del Programa Municipal de Acción de Voluntariado

El pleno de Gondomar dio luz verde al reglamento que regirá la acción de los voluntarios y voluntarias en el municipio, un texto que, entre otras cuestiones, incluye la creación de una bolsa municipal de voluntariado con seguro y formación para sus integrantes. La colaboración se podrá desarrollar en diferentes proyectos como los sociales, sanitarios, educativos o ambientales, entre otros.

El nuevo reglamento recoge los derechos y deberes de las personas que quieran formar parte de actuaciones que se consideren dentro del ámbito de la acción voluntaria, la realización de acciones de interés general vinculadas con la acción social y el bienestar social, las de naturaleza sociosanitaria, de defensa de los derechos humanos, de la infancia, de las personas con discapacidad, de la efectividad de los derechos en condiciones de igualdad de las mujeres, lucha contra la pobreza, de cooperación al desarrollo o de defensa del Medio Ambiente, entre otras ámbitos.

“El objetivo es lograr un programa transversal para que cualquier propuesta que se exponga desde cualquier Concejalía, o cualquier idea que se nos proponga, se pueda valorar y realizar”, explica el concejal de Voluntariado, Brais Misa, que recuerda que “este reglamento quiere sentar las bases necesarias y definitivas para ofrecer la máxima seguridad jurídica de una actividad que cada vez es más frecuente en el municipio”.

Según el texto aprobado, pendiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia, podrán formar parte del voluntariado las personas mayores de edad, o menores a partir de los 12 “que cuenten con la autorización expresa de los progenitores o tutores legales”. En todos los casos se valorará que presenten el perfil adecuado para las tareas que vayan a desarrollar.

Los aspirantes deberán pasar una entrevista de admisión en la que explicar los motivos por los que quieren formar parte del programa de voluntariado municipal, y donde se les informará de los diferentes proyectos en los que se pueden inscribir, los trabajos que deberán realizar, así como sus derechos y obligaciones.

Además se garantiza su formación antes de iniciar su labor dentro del programa así como un seguro durante lo desempeño de su trabajo a favor de la causa elegida. Se establece también una comisión de seguimiento que se reunirá una vez al año para evaluar las actividades de los voluntarios y voluntarias, así como el resultado de las campañas en las que se está trabajando.

Por otra parte el texto recoge el deber de redactar anualmente una memoria y plan de actividades, así como un registro interno de altas, bajas y otras incidencias en la que puedan encontrarse los integrantes del programa.