Gondomar licita las mejoras del CDL por más de un millón de euros

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // Centro de Desenvolvemento Local de Gondomar.

Comienza la cuenta atrás para la renovación integral del edificio del Centro de Desarrollo Local, CDL, y su edificio administrativo, después de que Gondomar licitase los trabajos en dos contratos para realizar mejoras de aislamiento y eficiencia energética que en total ascienden a más de 1,2 millones de euros.

El periodo de presentación de ofertas finaliza el 12 de septiembre y el alcalde Paco Ferreira estima que las obras comenzarán en octubre, con lo que estarán rematadas casi con total seguridad en el último trimestre de 2022 al contar con un plazo de ejecución de cinco meses, en el caso del edificio administrativo, y de un año para las de mayor envergadura en el CDL. Aquí las actuaciones afectarán a 2.150 metros cuadrados de tejado, 1.727 metros de fachada y 589 de carpintería además de la renovación de todas las ventanas. Una vez rematadas, la certificación energética pasará de G a C, logrando un ahorro del 60,85%. La licitación tiene un precio inicial de salida de 985.000, euros de los cuales 800.000 serán financiados con una subvención del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE.

En cuanto al inmueble de menor tamaño que en la actualidad alberga la Oficina de Turismo, Aula Temperá, talleres municipales, además de la oficina de técnica de Desarrollo Local, las mejoras son de idénticas características aunque actuarán sobre una extensión entre cuatro y cinco veces menor con un importe IVA incluido de poco más de 260.000 euros, logrando una ayuda del mismo organismo por valor de 232.747. En este caso se contempla una mejora a tener en cuenta para la presentación de ofertas de la instalación de una batería de placas fotovoltaicas.

Pese a que las intervenciones se llevarán a cabo en los dos edificios anexos que durante décadas albergaron el colegio público Enrique Rodríguez Márquez, la licitación se llevó a cabo a través de dos proyectos diferenciados. Ferreira explicó que se llevó a cabo de este modo ante la posibilidad de que no concediesen las ayudas solicitadas. “Fue una manera de asegurar al menos una de las dos”, indica. En este sentido, el regidor explicó que los contratos no tendrán que ser aprobados por el pleno de la Corporación al no superar el 10% del presupuesto local. Ferreira confía en que toda la tramitación se lleve a cabo con agilidad para cumplir con los plazos estipulados. Una vez rematadas las mejoras, se redactará un nuevo proyecto para su redistribución interior y así mejorar el aprovechamiento de los más de 3.000 metros cuadrados útiles del edificio.