“La falta de previsión del alcalde de Gondomar obliga a los clubes de fútbol a buscarse la vida para poder entrenar”

Paula Bouzós acusa al alcalde de Gondomar de obligar a los clubes de fútbol a buscarse la vida para encontrar campos donde realizar los entrenamientos cara a la próxima temporada, debido al retraso en la adjudicación de las obras de cambio del césped artificial del campo municipal de As Cercas.

El cambio de césped del campo de As Cercas fue demandado por el PP de Gondomar en una moción defendida en el pleno de septiembre del año 2019 que fue aprobada con la abstención del grupo socialista. No fue hasta enero de este año cuando el alcalde llevó a pleno una modificación presupuestaria que incluía esta obra y que fue aprobada por unanimidad. “Desde enero tuvo el alcalde todo el tiempo del mundo para hacer todos los trámites necesarios para llevar a cabo la obra, pero no fue hasta junio cuando solicitó los permisos necesarios, después de que el PP gondomareño se lo reclamara en las preguntas presentadas en el pleno de mayo, preguntas que siguen sin ser contestadas”.

Paula Bouzós recuerda que “en otra moción presentada a causa de la obligación de la retirada de las vallas publicitarias de los campos municipales el alcalde dijo que las obras se harían cuando finalizara la temporada y antes del comienzo de la siguiente para no interferir en la actividad de los clubes que usaban este campo. Una vez más Paco Ferreira volvió a mentir al pleno y a los vecinos de Gondomar, algo que por desgracia acostumbra a hacer cada vez con más frecuencia”.

A pesar de tener todas las autorizaciones pertinentes, no fue hasta finales de julio cuando el alcalde quitó a licitación las obras, mes en el que se tendrían que estar ejecutando, coincidiendo con el descanso de los jugadores. Por eso, ahora las obras no comenzarán hasta mediados de septiembre como muy temprano, por lo que los clubes tienen que buscar alternativas en otros campos del entorno para poder entrenar y disputar los partidos de competición, ya que la duración de las obras será de seis semanas.

“El gobierno municipal como siempre actúa tarde y a correr y las consecuencias las pagan los vecinos de Gondomar, en este caso los chicos que juegan en los clubes de fútbol y sus padres que tienen que desplazarse fuera de Gondomar para llevar a sus hijos a los entrenamientos”, denuncia Paula Bouzós, portavoz del Partido Popular de Gondomar.