El Chuvi se suma a la conmemoración de la Semana Mundial de la Continencia

Los servicios de Urología y Cirugía General y Digestiva del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo se suman a la celebración de la Semana Mundial de Continencia, participando en diversas actividades con varias Asociaciones de pacientes cómo ASIA (de incontinencia anal) o AVEMPO (de esclerosis múltiple). Así, estos días, a través de conferencias Webinar los especialistas quieren dar a conocer y visibilizar la incontinencia anal y la urinaria, y explicar las soluciones a este problema que deteriora de forma importante a calidad de vida de las personas que la padecen.

Se estima que aproximadamente un 60% de los mayores de 60 años presentan algún tipo de incontinencia. Se trata de una patología con alta prevalezca pero que permanece oculta por muchos motivos como las falsas creencias, los miedos, etcétera.

Según afirma el urólogo del Chuvi Carlos Müller “a pesar de ser un problema tan frecuente, pocos pacientes se atreven a consultarlo, solo 4 de cada 10; muchas veces porque se considera cómo algo “normal”, lo asumen como parte del envejecimiento, o bien, por vergüenza o desconocimiento. Hay que dejar de considerar la incontinencia como algo normal y animarse a consultar”.

800 pruebas urodinámicas anuales

La incontinencia urinaria provoca múltiples consecuencias físicas como problemas de piel, infecciones de orina, etc., pero también un importante deterioro de la calidad de vida de los pacientes, pérdida de autoestima y depresión.

El servicio de Urología del Hospital Álvaro Cunqueiro realiza todas las pruebas necesarias para el diagnóstico de la incontinencia urinaria. Así, realiza unas 800 pruebas urodinámicas anuales, que son estudios especilaizados funcionales del comportamiento de la vejiga.

La clave está en realizar una adecuada valoración de la incontinencia ya que no todos los tipos de pérdidas son iguales. No es el mismo perder orina al toser, estornudar, o correr (incontinencia de esfuerzo) que cuando se pierde con la aparición de un deseo súbito que es imposible posponer (incontinencia de urgencia). Una correcta valoración de la incontinencia garantizadora los mejores resultados en cuanto al tratamiento.

El tratamiento debe ajustarse la cada paciente. Puede ser conservador, con medidas generales como cambios en ciertos hábitos de vida y ejercicios de fortalecimiento de suelo pélvico; o terapias farmacológicas; inyección de Botox en la vejiga; o incluso el tratamiento quirúrgico.

Técnicas mínimamente invasivas para la incontinencia Anal

En cuanto a incontinencia anal, la Unidad de Coloprotología del servicio de Cirugía General y Digestiva estudia y trata la estos pacientes.

Según explica el jefe de sección de esta Unidad, Enrique Moncada, existen varios tipos de tratamientos, como la reconstrucción del esfínter en aquellos casos muy puntuales de lesiones o traumatismos postpartos, y las terapias mínimamente invasivas. “Hoy en día empleamos cada vez más este tipo de tratamientos poco invasivos, basados en la estimulación a través de corriente eléctrica del nervio tibial posterior o de las raíces sagradas, con resultados muy satisfactorios y que mejoran de manera muy significativa la calidad de vida de los pacientes”.