El proyecto de la biblioteca de Baiona, finalista en la Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo

La XV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo (BEAU) presentó los primeros resultados de la convocatoria “Panorama de Obras de Arquitectura y Urbanismo”, que premiará lo más relevante de la arquitectura y el urbanismo de los últimos tres años (de 2018-2020) con una selección de 20 proyectos.

Entre las 581 propuestas presentadas, 100 proyectos han resultado Seleccionados y 70 han sido elegidos Finalistas para una cita cultural convocada por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a través de la Dirección General de Agenda Urbana y Arquitectura en colaboración con el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE) y la Fundación Arquia, que se celebra este verano de manera paralela en una doble sede —del 28 de junio al 16 de septiembre en el Pabellón de Barcelona, y del 2 de julio al 23 de septiembre en el Patio Herreriano de Valladolid— y con un objetivo: servir de punto de encuentro entre la ciudadanía, la arquitectura y el urbanismo y reivindicar el valor social de ambas disciplinas.

Entre los 70 Finalistas está el proyecto de rehabilitación del edificio Sancti Spiritus, que acoge la Biblioteca Municipal y el Archivo Histórico de Baiona, de los arquitectos Clara Murado y Juan Elvira (Murado & Elvira Arquitectos). El resultado del mismo para el edificio es una armonización de elementos y materiales. La unión de los distintos espacios y añadidos construidos a lo largo de siglos, así como dotar al edificio de la máxima funcionalidad, eliminando barreras arquitectónicas y dando protagonismo tanto a las escaleras como al patio interior.

Uno de los principales objetivos ha sido recuperar las relaciones entre los distintos volúmenes que componen actualmente este conjunto arquitectónico, fruto de ir agregando estructuras a lo largo de la historia. Para restablecer la armonía se han liberado los interiores reorganizándolos de manera que no se pierda espacio. También ha sido necesaria la renovación de la estructura arquitectónica existente con el fin de recuperar nuevos espacios adaptados a las necesidades de una biblioteca de nuestros días. Desde un principio, el proyecto ha apostado por materiales reciclables y de escaso impacto para el medio ambiente y para la estética de edificio en general. También se ha buscado una distinción, sin causar impacto visual entre las nuevas actuaciones y las anteriores.

Elegidas según criterios de calidad, pertinencia, vocación social y cultural o innovación, las obras Seleccionadas y Finalistas de esta convocatoria reflejan, en palabras del equipo de comisarios -Óscar Miguel Ares, Anna Bach y Eugeni Bach-, “no solo el excelente trabajo arquitectónico, paisajístico y urbanístico de un gran número de profesionales, sino también el estado actual de la arquitectura en nuestro país”.