El Álvaro Cunqueiro conmemora el Día Internacional del cáncer infantil

Hoy se celebra el Día Internacional del Cáncer Infantil. Esta cierra tan señalada, tiene el objetivo de concienciar a la sociedad sobre esta enfermedad e intentar que todos los niños y niñas tengan acceso a un diagnóstico y tratamiento idóneo. Aunque este año, debido a la COVID-19, no se podrán realizar las actividades lúdicas habituales organizadas para este Día, desde el Hospital Álvaro Cunqueiro se quiere sumar su conmemoración y enviar un mensaje de apoyo y esperanza a todos los menores que están luchando contra esta enfermedad y sus familias.

La oncóloga de la Unidad de Oncología pediátrica del CHUVI, Cristina Lorenzo Fírvida, manifiesta que “en un día como hoy es muy importante transmitir optimismo a nuestros pacientes y a la sociedad en general. El índice de supervivencia del cáncer infantil se sitúa aproximadamente en un 80%, con progresivos avances año a año. Además, un objetivo clave de nuestro trabajo es la mejora en la calidad de vida de estos niños y niñas. En este año, especialmente complicado, nuestros pacientes demostraron ser un ejemplo a seguir en la lucha contra la COVID-19, por lo que pudimos mantener nuestra actividad asistencial sin documentarse ninguna infección”.

El cáncer infantil no se puede prevenir, por lo que los esfuerzos se centran en lograr el diagnóstico temprano de los casos, y en disponer de los mejores tratamientos, porque es aquí donde reside la clave de la supervivencia de los menores y su calidad de vida. Los puntos fundamentales de esta atención son: un diagnóstico precoz, tratamiento protocolizado, seguimiento de efectos secundarios, y apoyo en otros temas importantes para la familia y los niños como la escolarización y la reincorporación a sus vidas tras el tratamiento.

25 nuevos diagnósticos

El cáncer que afecta en mayor medida a los menores es la leucemia. Le siguen los tumores del sistema nervioso central y los linfomas. Durante lo pasado año, en el CHUVI fueron diagnosticados 25 casos nuevos (3 más que en el año anterior). En general, la Unidad de Oncología pediátrica del Álvaro Cunqueiro atiende a 160 menores del Área Sanitaria viguesa. La mayoría de ellos están en fase de seguimiento en consulta, una vez concluido su tratamiento en el hospital. En estos momentos, hay 10 pacientes en fase de tratamiento activo (quimioterápico). El Hospital de Día Pediátrico atiende de manera ambulatoria la una media diaria de 8 pacientes.

El seguimiento de los niños que ya concluyeron su período hospitalario oscila entre cinco y diez años, según el tipo de tumor que padezcan. Además, en las consultas de oncología pediátrica del CHUVI se realiza un seguimiento de pacientes con síndromes genéticos con predisposición al cáncer, para realizar un diagnóstico de precoz.

Atención integral

La atención sanitaria prestada en los hospitales pretende dar una respuesta óptima desde el punto de vista médico, pero también quiere ofrecer una atención integral, que comprenda todos los aspectos de la esfera psico-bio-social de la persona y de su familia. En este marco, la educación reglada es un elemento esencial. El Álvaro Cunqueiro cuenta con un Aula Hospitalaria, con un equipo docente de dos profesoras que prestan soporte académico, que permite a los niños y niñas ingresados mantener su conexión, intentando que puedan seguir desarrollando el programa académico de su centro.

Además de la programación académica, se presta especial atención a las actividades lúdicas y de ocio. ES uno de los objetivos prioritarios de su Plan Estratégico XXI, la humanización de las áreas de mayor sensibilidad, con especial atención a la infancia. Se trata de que los niños y niñas olviden o minimicen el trauma que supone la hospitalización, el llamado “síndrome hospitalario”, y contribuir a hacerles más grata su estadía en el centro.

Para esto cuenta con la colaboración de varias Asociaciones como Bicos de Papel, ASANOG, Doutores Sonrisa, Magos solidarios de Abracadabra, Galiclown, los Bomberos de Vigo o la Cruz Roja entre otras. Aunque este año, por mor de la pandemia, estas actividades presenciales tuvieron que ser restringidas, algunas de ellos continuaron ofertándose “on line”.