Nigrán se adhiere a la estrategia trasnacional “Stop Cortaderia” para erradicar la hierba de la boquiabierta

El Ayuntamiento de Nigrán viene de adherirse a la estrategia trasnacional contra la cortaderia selloana que promueve “Life Stop Cordaderia” con el objetivo principal de poner en marcha una frente común e internacional de lucha contra la hierba de la boquiabierta (muy reconocible por sus plumeros) en todo el Arco Atlántico desde Portugal a Francia pasando por el litoral cantábrico.

El Ayuntamiento está ya incluido en un listado público alojado en la web http://stopcortaderia.org/entidades-adheridas/ pasando a formar parte de una red de entidades contra Cortaderia, pudiendo utilizar el sello que confirma la adhesión. Gracias a te eres unión recibirá puntualmente noticias acerca de los avances sobre investigación y gestión de la especie y tendrá acceso a la información, documentos de resultados y conclusiones de los trabajos llevados a cabo en el marco de LIFE STOP Cortaderia, además de poder solicitar asesoramiento técnico gratuito.

La adhesión se firma después de que el Ayuntamiento anunciara la consignación de 12.000 € de su presupuesto 2021 para crear un plan estratégico de erradicación de la hierba de la boquiabierta. El avance de esta planta exótica en toda la comunidad, especialmente en el litoral, es también muy visible en Nigrán, donde comienza a amenazar espacios naturales protegidos como el ecosistema dunar de Panxón o el estuario de A Foz.

“Su presencia pone en peligro a la biodiversidad biológica nativa y conlleva una alteración de los ecosistemas naturales, teniendo una capacidad de invasión descomunal. Ya hay algún ejemplar en zonas especialmente sensibles, por eso desde el Ayuntamiento no podemos esperar más de brazos cruzados, tenemos que actuar ya para evitar su propagación concienciando a la vez al vecindario”, explica el alcalde, Juan González, quien incide en que tiene ya ultimado el plan de acción local con la Asociación Galicia Ambiental.

“Iremos de menos a más, intervenido en los plumeros más aislados o los localizados en espacios naturales, y para eslabón queremos hacer partícipe al vecindario y alcanzar que intervengan en sus propiedades”, explica el regidor. Así, el proyecto incluye en el primero año medidas de difusión ciudadana y de contención evitando la propagación de las semillas, para ello, se creará una aplicación móvil en la que cualquier vecino podrá geolocalizar la hierba de la boquiabierta y su estado para ir directamente a cortar el plumero (siempre debe ser embolsado y posteriormente incinerado, ya que cada planta contiene hasta 1 millón de semillas que transporta el viento muy fácilmente). El segundo año se extraerán por completo las plantas en zonas de baja presencia para después ir a las de alta concentración (si hace falta se empleará maquinaria pesada), entre junio y octubre se repetiría la eliminación de los plumeros que queden y, finalmente, se prepararán los terrenos para plantar especies autóctonas que dificulten el nuevo asentamiento de la cortaderia. Finalmente, el tercer año se continuará con la reforestación de los lugares “liberados”, extrayendo nuevamente de julio a octubre los plumeros y finalizando con más extracciones de plantas se fuera el caso.

“Todo este plan debería ir acompañado de una ordenanza municipal que regule la plantación y/o conservación de especies invasoras, tanto en el campo público como privado, ya que afecta a la biodiversidad colectiva”, explican desde Galicia Ambiental, donde sitúan los movimientos de tierra para la construcción de la autopista del Val Miñor y el parque Puerto del Moje como uno de los momentos que más beneficiaron su expansión en la localidad (los trabajos en el terreno para construir infraestructuras favorecen muchísimo su implantación).

Emergencia ecológica mundial

La cortaderia selloana, originaria de Sudamérica, es un problema de emergencia ecológica en casi todos los países del mundo. En España existen evidencias de que llegó a través de diferentes puertos del Cantábrico en 1940. En Galicia, la construcción de la Autopista del Atlántico (AP9) vino acompañada del uso de numerosas plantas exóticas, entre ellas la hierba de la boquiabierta, que fue plantada de forma abundante en el tramo A Coruña-Betanzos. Actualmente afecta ya a una cuarta parte de la comunidad autónoma de Galicia, siendo el litoral y cuotas de altitud baja y media las zonas más afectadas.

“Queremos erradicarla y concienciar al vecindario de que ese plumero que tanto prolifera y que puede parecer hasta decorativo es una auténtica amenaza a nuestro paisaje y nuestra biodiversidad. Por eso el plan que llevaremos adelante precisará de la implicación de todos”, resume el alcalde.