“Tienen que apuntar para otro sitio y dejar de demonizar a la hostelería”

Decenas de vehículos participaron este jueves en la “caravana hostelera” convocada por la Federación de Hostelería de la Provincia de Pontevedra, la Asociación de Empresarios e Comerciantes do Val Miñor (OVALMI) y la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Baiona (ACEBA), y que recorrió los ayuntamiento de Nigrán, Gondomar y Baiona, con salida y final en Porto do Molle, en señal de protesta por la situación actual del sector. En los municipios de Gondomar y Nigrán, están afectados cerca del millar de establecimientos.

“Nosotros reclamamos ayudas de todo tipo inmediatas ya, porque no entendemos lo que está pasando, en el caso de Baiona que tiene la hostelería abierta y no tiene prácticamente contagios, no nos han confinado pero estamos más confinados que nadie al estar confinados los ayuntamientos limítrofes del Val Miñor. Parte de la hostelería ha tenido que cerrar porque no es suficiente el flujo de personas”, señaló Marcos Comesaña, presidente de ACEBA.

“Entendemos que la hostelería no es el problema. Que tomen una determinación respecto a Baiona porque ahora mismo teniendo locales cerrados tienen que asumir ellos todos los gastos, no tienen ayuda de ningún tipo porque no les obligan a cerrar. Tienen que apuntar para otro sitio y dejar de demonizar a la hostelería porque no son los culpables. Nosotros somos el claro ejemplo de que no estamos aumentando el número de contagios debido a la hostelería. Además en Baiona y en el Val Miñor la hostelería se ha preocupado desde el minuto 1 de las medidas de prevención y han dado resultado”, insistió Comesaña.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por su parte, José Ángel González Goce, vicepresidente de OVALMI, aseguró que “desde la hostelería nos sentimos secuestrados por la administración. Siempre actúan sobre la hostelería cuando hay otros sitios que vemos totalmente desatendidos. Desde la hostelería siempre hemos tomado las medidas Covid que se nos han exigido. Reconocemos que el público que ha venido a nuestros negocios siempre se ha comportado de forma correcta en su mayoría y después de ver cómo se están dando las circunstancias, que llevamos un mes cerrados y la situación no mejora, y ver otros sitios en los que la hostelería ha estado abierta y no han empeorado para nada, vemos que la hostelería no es el foco en el que la gente se contagia”.

“El motivo de esta manifestación es darle visibilidad a la situación tan difícil y tan dramática que está viviendo el sector de la hostelería, en este caso en concreto en estos municipios como es el de Baiona y Nigrán, que son totalmente diferentes, en Baiona la hostelería puede estar abierta, y sin embargo en Nigrán no. Pero en realidad la situación es igual para todos. En Baiona la mayoría de los establecimientos de hostelería están cerrados por falta de actividad, de movimiento de personas, y en Nigrán están obligados a estar cerrados”, apuntó César Ballesteros, presidente de la Federación de Hostelería de la Provincia de Pontevedra.

“Lo que se pide son ayudas directas a un sector que ahora mismo llega en unas condiciones desastrosas a un final de este año donde el puente de la Inmaculada es inexistente ya, lo damos por descartado, y las Navidades no van a tener apenas repercusión. Luego nos vamos a encontrar un enero, febrero y marzo sin prácticamente actividad, con los bolsillos vacíos, teniendo que pagar todavía impuestos, y creo que es necesario que las administraciones se pongan las pilas de verdad en las ayudas directas que puedan dar al sector, que muchas tienen que estar enfocadas a dejar de pagar los impuestos que estamos obligados a pagar, como son la tasa de terrazas, IBI o la basura”, añadió Ballesteros.

“Lo que se pide es un rescate integral de ayuda como están haciendo otros países europeos, con ayudas, inyección económica directa a cada una de las empresas de hostelería para poder soportar todas estas cargas, sino la única solución es cerrar, con todo lo que conlleva”, concluyó el presidente provincial de los hosteleros.