El Pleno de Gondomar aprueba por unanimidad una moción del BNG por la prevención de la ludopatía

El retraso por parte del gobierno de Feijóo en la modificación de esta ley del juego de Galicia propició la proliferación de las casas de apuestas, de las salas de juego y la instalación de las máquinas tragaperras y de apuestas en bares y cafeterías. “El gobierno gallego ve tarde la tramitación de una nueva ley y también llegó tarde la orden con la moratoria en la apertura de nuevas salas, teniendo actualmente autorizadas en la Galicia 41 casas de apuestas y 118 salas de juego, una de ellas de reciente apertura en nuestro ayuntamiento” lamenta Manuela Rodríguez, portavoz del BNG en Gondomar.

El negocio del juego maneja unas cifras de negocio de muchos millones de euros, también en los Presupuestos Generales del Estado figuran unas cifras millonarias en las previsiones de ingresos de tributos sobre el juego. Mas al lado de este negocio surgen cifras que deben de alarmarnos: en la Galicia, hay un salón de apuestas por cada 17.000 habitantes; la edad media de inicio de las personas que acuden a pedir ayuda por ludopatía es de 18,2 años, lo que significa que hay muchísimos chicos y chicas que comenzaron a jugar siendo menores de edad; en el 2010 jugaba online un 1,5 de las personas adolescentes, mientras que en el 2014 ya lo hacía el 9%; en los juegos de tipo presencial el gasto de la población gallega aumentó un 27% (de 1.100 M€ en 2014 a más de 1.400 M€ en 2017).

Según el estudio “Menores y juego en la comunidad gallega”, realizado durante el primer semestre del año 2019 por un equipo de la USC, casi uno de cada cuatro adolescentes gallegos menores de 18 años apostaron alguna vez en su vida, y que un 8% de menores reconocen que apostaron durante el transcurso del último mes del estudio, lo que revela que es una práctica relativamente habitual para cerca de 10.000 menores en Galicia. También recoge que un 22,6 % apostó de forma presencial y el 7,1% a través de internet, dato que evidencia que apuestan el triple de menores de manera presencial que online.

Una de las principales razones de estos datos es la consagración del juego como una alternativa de ocio hecha a través de la normalización del juego en la publicidad que anima a apostar en un sistema de juego mucho más aditivo, sin pausas, con bonos “gratuitos” de entrada, y que detrás de las apuestas deportivas lleva a otras como póquer, casinos y bingos virtuales. “Los locales de apuestas suponen un riesgo para nuestro vecindario, sobre todo para los más jóvenes”, apunta la portavoz del BNG, “y tienen un efecto devastador en la vida de las personas: adicción, endeudamiento, aislamiento, desestabilización de familias, problemas académicos, laborales, económicos, afectivos, sociales y/o legales asociados a la dependencia”.

Con la aprobación de la propuesta del BNG el Pleno de Gondomar acordó por unanimidad llevar adelante las siguientes medidas de protección y prevención de la ludopatía:

  • Instar la Xunta de Galicia a consensuar, con urgencia, una nueva Ley del Juego de acuerdo con los grupos políticos presentes en el Parlamento gallego y con las entidades que trabajan en la rehabilitación de personas con adicciones sin sustancia y ludopatías.
  • Instar la Xunta de Galicia a considerar las asociaciones específicas dedicadas a la rehabilitación a personas con adicciones sin sustancia y ludopatías como centros de referencia de tratamiento que permitan la detección y derivación temprana por parte de los facultativos y otras/los profesionales a estas entidades.
  • Estudiar vías de colaboración entre las administraciones y las fuerzas de seguridad, también a nivel local, para que se realice un mayor control y supervisión de las personas que entran en los salones de juegos, casas de apuestas u otro tipo de instalaciones habilitadas para juegos o atribuidas con el fin de hacer cumplir la legislación en materia de acceso a estos lugares.
  • Prohibir la publicidad sobre apuestas (tanto casas de apuestas, atribuidas online y demás formas de juego) en instalaciones municipales y demás soportes dependientes del Ayuntamiento.
  • Iniciar desde el Ayuntamiento de Gondomar una campaña para informar de las consecuencias de los juegos de apuestas teniendo en cuenta el daño que causan, especialmente entre la juventud, y como afectan a la economía y a la vida de las personas y de su entorno.
  • Organizar, en colaboración con las Ampas y las direcciones de los centros de enseñanza y entidades especializadas, charlas y talleres para la prevención de ludopatías y otras adicciones sin sustancia.
  • Instar al Gobierno del Estado a reformar la Ley General de Comunicación Audiovisual y la Ley General de Publicidad que regule la publicidad de las Casas de Apuestas y se limite la publicidad de estas empresas, e impulsar el Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las Actividades de Juego y de Juego Responsable con el objetivo de restringir la publicidad para juegos y apuestas online.