El CEMMA constata 29 contactos con orcas desde el 10 de agosto

Desde el 10 de agosto se han registrado un total de 29 avistamientos entre embarcaciones y orcas en aguas gallegas, el primero de ellos en cabo Touriñán, y de las cuales una quincena se consideraron interacciones al existir contactos con desenlaces de diversa consideración, aunque sin daños a humanos.

Los datos facilitados por Alfredo López, biólogo de la Coordinadora para el Estudio de Mamíferos Marinos con sede en Nigrán, durante la videoconferencia celebrada esta semana y que contó con científicos pertenecientes al Grupo de Trabajo de Orcas Atlánticas y Elvira García Bellido, jefa de Área de Especies y Hábitats Marinos, Subdirección General de Biodiversidad Terrestre y Marina para explicar las situaciones vividas entre los veleros y mamíferos marinos, reiteran que no se tratan de ataques sino de “interacciones” provocadas por un grupo reducido de cetáceos jóvenes, aunque admitieron carecer de datos concluyentes que aclaren la razón que les mueve a acercarse a los veleros, “jugar” con sus timones hasta romperlos o provocar cambios bruscos de 180 grados en las trayectorias de las embarcaciones.

Desde el CEMMA hicieron hincapié en que se enfrentan a una situación completamente nueva en todo el mundo aunque se desprenden varias conjeturas. El hecho de que las orcas permanezcan tanto tiempo en aguas gallegas podría responder a cambios en el ecosistema marino y el aumento de bancos de atún rojo, su principal alimento. Sobre las interacciones, López considera que al tratarse de ejemplares jóvenes que se sienten atraídas presa de la curiosidad.