Manifesto Miñor Baiona apuesta por la gestión pública de la recogida de RSU

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ // Un dos novos colectores de carga lateral.

Desde hace varias semanas asistimos a un debate público, incluso entre miembros del mismo gobierno, sobre la recogida de RSU municipal de Baiona. Desde Manifesto Miñor Baiona entienden las limitaciones impuestas por la ley ya que, luego de la aprobación de la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (conocida como Ley Montoro”), resulta muy complicado hacer frente a nuevas contrataciones para reforzar este servicio. “Además, la desastrosa gestión económica de los sucesivos gobiernos del Partido Popular, que dejaron hipotecado nuestro ayuntamiento con el rescate del aparcamiento público del Aral, limita la actuación del tripartito en materia económica. Así y todo, ahora el portavoz del Partido Popular en la corporación municipal, el señor Rodal, tira de hipocresía y defiende la gestión pública de la recogida de la basura.

Ahora bien, un gobierno cohesionado y comprometido con el público tiene capacidad para sacar adelante un servicio que, actualmente, no está funcionando; y parece que, para algunos/as gobernantes, cuando las cosas no funcionan la única vía es la privatización. Para Manifesto Miñor Baiona hay otras soluciones: si bien es cierto que la ley limita las nuevas contrataciones, no limita en ningún sentido a gestión municipal de los servicios básicos y tanto el concejal como el gobierno en su conjunto tienen toda la libertad para optimizar los recursos disponibles y hacer que la recogida de RSU sea eficiente. “Desde luego, no queremos para Baiona, vista la experiencia de otros ayuntamientos de la comarca como Gondomar, un servicio privado muy deficitario. Bien al contrario, apostamos por el público y, mientras no se modifique la famosa Ley Montoro, es responsabilidad del gobierno municipal gestionar, trabajar y garantizar una recogida de RSU digna”.

Por último, desde Manifesto Miñor Baiona entienden que en estos momentos a vecindario de Baiona no merece estos debates insubstanciales dentro del gobierno municipal (debates que, por cierto, no están en la calle) y exigen más eficiencia en la gestión para que la recogida de RSU funcione correctamente. “Son momentos de gran complejidad y muy delicados tanto en el ámbito social como en el sanitario para andar a privatizar y precarizar los servicios básicos”.