Baiona y Gondomar anulan todos los eventos hasta julio

La agenda de actividades que los municipios del Val Miñor programan en verano tendrá que adaptarse a las nuevas circunstancias. Esta es la conclusión obtenida por dos de los tres alcaldes de la comarca que ya trabajan en alternativas a las que tanto vecinos como visitantes están acostumbrados coincidiendo con la temporada estival.

Por el momento, el único que se mantiene a la expectativa sin confirmar cancelaciones es el regidor nigranés, Juan González, aunque adelantó que aguardarán dos semanas más para actuar en consecuencia. “Por ahora no tenemos compromisos adquiridos con empresas organizadoras, y como la gran parte de los eventos los gestionamos nosotros conservamos un cierto margen de cara a la temporada alta”, aclaró. Aun así todo apunta a que los eventos estrella, entre los que destacan el festival “Solpor” de Monteferro, “Vive Nigrán” en Playa América y el “Nigrán Jazz” de A Foz, todos ellos precedidos por la multitudinaria celebración de San Juan a pie de playa, tendrán que replantearse o anularse al llevar aparejada gran concentración de público.

En el caso de la villa marinera, la situación es más crítica ya que el grueso de las iniciativas contempladas en su agenda “Baiverán” se basa en espectáculos al aire libre en el momento de máxima afluencia de visitantes durante los siete días de la semana. En este sentido, su regidor Carlos Gómez se mostró claro y afirmó que “la normalidad tal como la conocíamos antes de la crisis va a tardar bastante tiempo en recobrarse” e hizo un llamamiento a la prudencia. Pese a que por el momento tanto él como su equipo de gobierno se encuentran a la expectativa de las órdenes que vengan desde el Gobierno, eventos como la maratón musical “Sons do Casco” de junio, el “Frades Sunset” de julio o el calendario de las “Fiestas de la Anunciada” de primeros de agosto se cancelarán y todas aquellas de la agenda que no conlleven aglomeraciones, la gran minoría, habrá que adaptarlas. “La situación es completamente nueva para todos y si acertamos en decisiones adoptadas, en muchos casos será por casualidad”, sentenció.

El alcalde gondomareño Paco Ferreira, por su parte, ya anunció la cancelación de todas las iniciativas deportivas, de ocio y culturales previstas hasta julio de 2020 y a partir de aquí tratarán de buscar un encaje al mayor número de actividades posibles. “Cuando se declaró el estado de alarma estábamos convencidos de que esto iba a ser para largo y preferimos ser tajantes antes de estar suspendiendo eventos, conciertos y demás planes a cuentagotas”, añadió.

Así pues las alfombras florales que todos los años decoran las principales calles con motivo del Corpus este año probablemente no se celebrarán, al igual que las organizadas en honor a San Benito, San Cristóbal y San Antonio en julio y que en total suman tres semanas de actos litúrgicos, pasacalles y verbenas.

En esta línea Ferreira aclaró que “se podría dar, en muchos casos, el hecho de que al llegar la fecha señalada se hayan levantado las restricciones, sin embargo el margen organizativo es mínimo con lo que no queda tiempo para gestionarlas”.