UCN denuncia que el gobierno socialista deja casi 500.000 € de facturas pendientes de pago y sin reconocer

El portavoz de la formación independiente Unión Centrista de Nigrán (UCN), Antonio Fernández, denuncia que el gobierno local tiene facturas achantadas en el cajón pendientes de pago y sin reconocer por importe cercano a los 500.000 €, «y que se corresponden con diversos suministros, obras y servicios realizados, subvenciones encubiertas de diverso tipo, así como actuaciones de bandas y grupos musicales, planteando un serio problema a autónomos, empresas y colectivos que llevan -en algunos casos- casi un año esperando para cobrar, mientras el alcalde sigue derrochando a la desesperada y sin pagar los pufos pendientes».

UCN advierte que son gastos comprometidos y que no disponen de consignación presupuestaria, por lo que tendrá que ser la nueva Corporación quien los asuma llevados a cabo por el actual gobierno en minoría, «sin control de ningún tipo ni fiscalización de los servicios económicos -burlando una vez más la ley-, y serán los vecinos de Nigrán desgraciadamente los que tendrán que pagar una campaña electoral del PSOE encubierta, al pretender hacer en un mes lo que no hicieron en los cuatro años de legislatura, con la finalidad de querer engatusar a los vecinos para arañar un puñado de votos».

UCN reprocha que el alcalde y candidato socialista Juan González, que con la misma alegría que propone grandes proyectos de nuevas inversiones durante la campaña electoral, lo hace con la misma facilidad para dejarlos en el olvido, tal y como sucedió a lo largo de la legislatura que únicamente fue capaz de invertir escasamente el 28% de las inversiones proyectadas en los presupuestos municipales, «por lo que resultan poco creíbles sus anuncios propagandísticos de campaña electoral».

UCN denuncia también que todavía tiene sin rendir las cuentas del ejercicio 2018, incumpliendo una vez más los plazos establecidos en la Ley de Haciendas Locales, que tendrían que estar aprobadas en el mes de marzo, «pero el alcalde es un campeón en saltarse las normas a su antojo, pues el año pasado las presentó con casi un año de retraso, motivo por el cual se perdieron varias subvenciones de la Xunta, aparte de demostrar una cierta opacidad y falta de transparencia en la gestión económica, que evidencia poca capacidad de gestión, y quizá quiera ocultar que nuevamente se incumpla la Regla de Gasto, y tener que aprobar un Plan de saneamiento económico-financiero para los dos próximos ejercicios, una buena herencia para la nueva Corporación», concluye Fernández Comesaña.