Carme da Silva apuesta por crear un museo de la memoria nos terrenos de la batería de Cabo Silleiro

Transferir los terrenos de la batería de Cabo Silleiro al Ayuntamiento de Baiona, crear allí un museo de la memoria, y compensar al vecindario legítimo propietaria de las tierras el robo de sus propiedades durante el franquismo. Esa es la iniciativa con la que se comprometió en Baiona la cabeza de lista del BNG al Congreso, Carme da Silva, quien subrayó que las instalaciones militares de Baredo son un ejemplo más del expolio franquista en Galicia que es preciso revertir “por dignidad”.

Da Silva manifestó que el BNG tiene una agenda clara por la recuperación de la memoria histórica que defenderá desde sus escaños en Madrid y que comienza por devolver al pueblo todos los bienes espoliados por el dictador y su familia, recordando las tierras, centros culturales, y otras propiedades usurpadas en cientos de villas del país, además de los mediáticos Pazo de Meirás o las estatuas de Isaac y Abraham. También señaló el necesario cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica con una dotación económica suficiente para su implementación, y la ilegalización de la Fundación Franco.

La nacionalista subrayó que la voz del BNG para desagraviar a las víctimas del franquismo, en cualquiera de sus formas, será “comprometida y firme” frente a la involución que se está produciendo por la “ultraderecha carca, rancia y cavernícola que se presenta en forma de tres partidos distintos pero con una sola línea ideológica”.

Da Silva animó a los indecisos, ya sean nacionalistas o no, a sumar en el BNG sus votos para frenar a esa derecha y para además, volver a dar a Galicia la voz que no tuvo en el Congreso en la última legislatura. “El 28A no tenemos que renunciar la nacida. No tenemos que elegir entre el malo o el mal menor, entre defender y dar voz a Galicia o frenar a la derecha. El 28La con el voto al BNG podemos tenerlo todo”, subrayó.

Destacó, de hecho, que los votos que “más dolerán al trifachito de Colón” serán los votos al BNG, ya que que el Bloque es la fuerza política mejor ubicada para disputarle el escaño que está en liza en la provincia de Pontevedra. “Habrá que ver la cara que les queda a Feijóo, Casado, Rivera o al reconquistador comprobando que es el BNG lo que impide que consigan representación en Pontevedra”, dijo.

Abandono absoluto

La batería de Silleiro fue un bastión militar construido por el régimen franquista al final de la guerra civil que comenzó su actividad a principios de los años 40 con la misión de ser una formación defensiva frente a un posible ataque marítimo que nunca aconteció. Consta de cuatro cañones, galerías de túneles y varias edificaciones en las que la mano de obra utilizada fue la de los prisioneros de la dictadura franquista, que fueron esclavizados, castigados, torturados e incluso asesinados en las propias tierras.

Los terrenos del asentamiento militar no fueron expropiados, sino que fueron usurpados al vecindario, bien como titulares privados, bien como tierras de la comunidad de montes al contado común de Baredo. En los años 80 se registraron a nombre del Estado y se convirtieron en destino de jóvenes en el deber de cumplir con el servicio militar hasta que en el año 1998 las instalaciones se declararon definitivamente inservibles. A día de hoy siguen siendo propiedad del Ministerio de Defensa y presentan un estado de abandono absoluto.

Anuncios