Nigrán Decide presenta alegatos a la modificación de las Normas Subsidiarias

Nigrán Decide presentó 4 alegatos a la modificación singular número 25 de las Normas Subsidiarias del planeamiento del Ayuntamiento, aprobadas inicialmente en el pleno celebrado el 27 de septiembre de 2018, para tratar que esta modificación sea lo menos perjudicial posible para el futuro del urbanismo en Nigrán.

En esta modificación de las Normas Subsidiarias se modifica el ancho de los viales: para la mayor parte de ellos el retranqueo desde el eje del vial pasa de los 6 metros a los 4 metros, con el cual tendríamos viarios de 8 metros de ancho. Sin embargo, en la “letra pequeña” de esta modificación se establece que, para la conservación de los muros tradicionales, el ancho de los viales públicos puede reducirse hasta los 4 metros. Para Nigrán Decide este ancho es claramente insuficiente, pues, además de impedir el paso de dos vehículos en sentido contrario, también podría impedir la circulación de vehículos de emergencia en los tramos corvos, tal como explica en el alegato presentado. Además, el hecho de que en esta modificación desaparezca la línea de edificación, puede llevar a que la distancia entre una casa y la de enfrente fuera únicamente de 4 metros. “No tiene sentido que el gobierno anuncie recientemente que invierte 44.683 euros en la ampliación de la calle Nandín hasta un ancho de 6 metros para permitir el cruce de dos vehículos en sentido contrario, mejorando la seguridad de los peatones, y que en la modificación de las normas subsidiarias permita su reducción hasta los 4 metros de ancho”, señala José Cuevas.

Otro de los alegatos presentados por el grupo municipal de Nigrán Decide es la ausencia de planos en la documentación de la modificación que, al modificarse las distancias de las alineaciones, considera que son imprescindibles para que el vecindario sepa realmente como va a afectar esta modificación a las calles donde viven, especialmente en este caso en que la modificación no afecta a todo Nigrán, ni se establece como una distancia fija al eje del camino, pudiendo variar la distancia para el señalamiento de la alineación en función del margen del camino.

Para finalizar, el último alegato está referida a la consideración de los muros tradicionales que permitirían el señalamiento de una alineación inferior a la de las parcelas de la misma calle que no los tuvieran, ya que no se establece una longitud mínima de los muros tradicionales, lo que, unido a que se permite su destrucción para abrir huecos para portales de entrada de vehículos hasta una longitud máxima de 5 metros, podría llevar consigo que se señale una alineación inferior por la existencia de un muro tradicional y que, con posterioridad, este desapareciera en su totalidad o en su mayor parte para hacer una entrada de vehículos.

Nigrán Decide solicita que se mantengan los aspectos positivos de esta modificación

Nigrán Decide considera que esta modificación introduce en las Normas Subsidiarias aspectos positivos, como pueden ser la mejora de la regulación relativa a la posible ampliación de casas tradicionales para adaptarlas a los requisitos mínimos de salubridad y accesibilidad, entre otros, o la eliminación de la obligatoriedad de urbanizar la totalidad de una calle para que se conceda una licencia.

“Sin embargo, el gobierno municipal prefiere mezclar aspectos positivos de esta modificación, como las anteriormente indicadas, con otras cuestiones, como puede ser permitir la reducción de caminos a un ancho de hasta 4 metros que van a hipotecar el futuro urbanístico de Nigrán, o la introducción de la modificación de la regulación de los bajo-cubiertas que sólo pueden responder a intereses particulares, como pueden ser la legalización de determinadas construcciones ilegales de las que ya se había hablado en el año 2009, cuando se rechazó la modificación nº 17 de las Normas Subsidiarias”, señala José Cuevas, portavoz de Nigrán Decide, para continuar indicando que “la suma de intereses particulares no es el interés general”.

Anuncios