Anuncios
Ticker de novas

Los vecinos de Vincios mantienen su oposición al proyecto de mejora de la PO-331

Compoñentes da comisión de seguimento do proxecto de mellora da PO-331.

Después del incendio que devastó el monte de Vincios hace un año, de la vuelta de la amenaza del proyecto eólico en el Galiñeiro y los proyectos de aprovechamiento de recursos mineros que siguen planeando sobre la parroquia de Vincios, hay otro elemento más que amenaza la habitabilidad en la parroquia gondomareña. Se trata del Proyecto de Mejora de la seguridad vial en el entorno de los tramos de concentración de accidentes en la carretera PO-331 desde el P.K. 11.200 a P.K. 14.600, es decir, el tramo que transcurre por el centro de la parroquia, que se enmarca dentro del Plan de seguridad viaria de Galicia 2016-2020.

“Los vecinos de Vincios no estamos de acuerdo con las actuaciones previstas para este tramo de carretera, ya que a pesar de que el objetivo del plan es reducir el peligro y el número de accidentes, con las medidas propuestas se consigue el efecto contrario. Así, tal y como expusimos en las alegaciones presentadas ante la Agencia Gallega de Infraestructuras estas medidas propuestas generarán un aumento considerable de la densidad de tráfico, al obligar a los vehículos a incrementar los itinerarios para desplazarse dentro de la parroquia, concentrando el tráfico en los puntos donde se permite el cambio de sentido, en concreto en la glorieta prevista cerca del cruce de Santa Lucía, se reduce la habitabilidad, la accesibilidad en las intersecciones y se incrementan las restricciones ya existentes en los accesos a los negocios locales, y no se pone el foco de atención en medidas de reducción de la velocidad, que es la causa principal de los accidentes”, señalan desde la comisión de seguimiento del proyecto.

En definitiva, el plan encajona a los vecinos, ya que impone unas restricciones que no se ven en otros tramos de esta misma carretera a su paso por otras poblaciones (Zamáns o Porriño).

La comisión de seguimiento de este proyecto, que está formada por vecinos y representantes de entidades parroquiales, en su última reunión acordó una serie de pasos a seguir. El primero de ellos era a presentación de alegaciones al proyecto, a continuación se solicitará una reunión a todos los grupos políticos con representación en el ayuntamiento de Gondomar para explicarles su postura y solicitar su apoyo y, por último, llevar a cabo una asamblea vecinal, prevista para el 21 de octubre, para decidir qué tipo de medidas de presión se pueden llevar a cabo en caso de que no se atiendan las peticiones recogidas en las alegaciones.

Anuncios