Un vehículo, atrapado en el arenal de Panxón

Finalmente foi retirado da beira antes da pleamar.

Los bañistas de la playa de Panxón tuvieron a primera hora de la mañana de ayer un compañero de playa un tanto peculiar y es que un vehículo quedó atrapado en la orilla del arenal nigranés al intentar echar al agua una embarcación de al menos cinco metros de eslora desde la arena. Las dificultades para maniobrar en la rampa del puerto, sumado al aumento en la densidad del tráfico en esta zona en temporada estival pudieron ser las causas que llevaron a un grupo de personas a llevar a cabo tan atrevida maniobra que se saldó con un desenlace cuanto menos inesperado, para ellos.

Fuentes del Grupo de Emergencias Supramunicipal del Val Miñor explicaron que tras recibir el aviso a media mañana acudieron a la zona aunque en el momento de su llegada ya habían conseguido retirar el vehículo y ponerlo a salvo de la subida de la marea. Los testigos que en ese momento se encontraban en la zona explicaron a los efectivos desplazados que se sirvieron de un todoterreno particular para salvar al coche de una «muerte» segura, aunque tampoco pudieron confirmarlo al 100% ya que no estaban presentes en el momento de la maniobra.

Debido a la luna llena de estos días, se produce un fenómeno conocido como mareas vivas que provocan unas diferencias entre la pleamar y la bajamar mucho más acusadas de lo normal. En el momento que el agua alcanza su punto más bajo queda al descubierto una franja de terreno que normalmente estaría sumergida y el firme en ese punto es tan inestable que llega a asemejarse al lodo, provocando que tanto el remolque como el vehículo hayan quedado literalmente atrapados en la orilla. En el momento que las ruedas se entierran y los bajos del coche tocan la arena mojada se produce un efecto ventosa que hace prácticamente imposible retirarlo sin ayuda. Finalmente todo quedó en un susto y habrá que esperar a la Policía Local para saber si serán sancionados por meter un vehículo en el arenal.

Anuncios