Anuncios
Ticker de novas

Estudiantes de pre-doctorado de toda Europa se forman en Baiona en comunicaciones cuánticas

FOTO: UVIGO // Os estudantes no Parador de Baiona.

En 2016 arrancaba un proyecto europeo, en el que está involucrada la Universidad de Vigo, con el objetivo de especializar a nuevos investigadores en un área de conocimiento que será una de las tecnologías del futuro: las comunicaciones cuánticas. Ahora, cuando esta iniciativa llega a su ecuador, impulsó en la villa de Baiona la Secure Quantum Communications (SQC) School, una reunión internacional en la que participaron la pasada semana cerca de un ciento de estudiantes y de expertos de toda Europa. Marcos Curty, investigador del grupo Antenas, Radar y Comunicaciones Ópticas de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicación y director del comité de organización, explica que esta es la primera vez que se organiza este tipo de evento en la Universidad de Vigo. “Se trata de una escuela sobre comunicaciones cuánticas pensada especialmente para investigadores e investigadoras de pre-doctorado” en la que tuvieron la oportunidad de relacionarse e interaccionar con algunos de los principales expertos internacionales en este campo.

El simposio se enmarca en el contexto del proyecto europeo H2020 Quantum Communications for ALL (QCALL), la primera Innovative Training Network (ITN) que obtuvo la Universidad de Vigo, un tipo de proyecto de I+D que se constituye como red internacional de empresas e instituciones para formar durante cuatro años a profesionales de primer nivel en un área de conocimiento determinada. En este caso, el objetivo es que estudiantes de doctorado europeos se formen entre 2016 y 2020 en universidades y empresas punteras en tecnologías y comunicación cuánticas.

73 estudiantes y nueve especialistas de primer nivel mundial

La Secure Quantum Communications (SQC) School es un programa de una semana de duración “sobre aspectos teóricos y experimentales de las comunicaciones cuánticas con la participación de especialistas de reconocido prestigio que ayudarán la que los estudiantes participantes consigan una capacitación de alto nivel en este campo”, destaca Curty. En total participaron 73 investigadores e investigadoras de pre-doctorado, 15 de ellos miembros del propio proyecto de investigación y otros 58 pertenecientes a instituciones de Alemania, Reino Unido, EEUU, Italia, Austria, Francia, Grecia, Finlandia, Rusia, Turquía, India, Taiwán, Irán, China, Polonia, Escocia, Serbia, etc. Junto a ellos intervinieron una serie de especialistas de los más relevantes centros de investigación del mundo, como Antonio Acín, del Instituto de Ciencias Fotónicas de Barcelona; Eleni Diamanti, científica del CNRS, University Pierre and Marie Curie de Paris; Anthony Leverrier, del French Institute for Research in Computer Science and Automation de Paris; Marco Lucamarini, del Toshiba Research Europe Limited de Cambridge; Norbert Lütkenhaus, del Institute for Quantum Computing de Waterloo en Canadá; Nitin Jain, de la Technical University of Denmark; Renato Renner, del ETH Zurich; Christian Schaffner, del Institute for Logic, Language and Computation (ILLC) de la University of Amsterdam y Hugo Zbinden, de la University of Geneva.

En estos cinco días se impartieron 15 seminarios de hora y media de duración sobre criptografía cuántica, en los que se abordaron cuestiones tanto teóricas como experimentales y se evaluaron las prestaciones y la seguridad de estas tecnologías. A lo largo de la semana se celebró también una sesión de pósteres, en la que los estudiantes pudieron presentar y debatir sus propias investigaciones.

Un proyecto formativo puntero

Marcos Curty destaca que la criptografía cuántica “nos permite tener comunicaciones totalmente seguras” basándose en los principios de la mecánica cuántica, es decir, son sistemas que no se pueden romper, algo de especial relevancia en un entorno en el que el intercambio de datos a través de internet es cada vez mayor e implica instituciones, empresas y gobiernos que necesitan comunicaciones cien por cien seguras. Así, apunta Curty, la finalidad del proyecto colaborativo QCALL es avanzar en el desarrollo “de redes seguras a nivel continental, al tiempo que formamos las y los expertos en tecnologías cuánticas del futuro”.

El proyecto tiene un presupuesto global de 4 millones de euros, 500.000 de los cuales gestionará la Universidad de Vigo como entidad coordinadora de una de las tres acciones que conforman la red. En total, QCALL está impulsado por ocho socios: las universidades de Vigo, Leeds (Reino Unido) que coordinada la red, Padova (Italia), Dusseldorf (Alemania), Ginebra (Suiza), Télécom ParisTech (Francia) y el Cambridge Research Laboratory de Toshiba y la empresa suiza ID Quantique. Además, en esta red participarán otros centros y empresas internacionales como socios colaboradores, que contribuyen a la aplicación práctica de los conocimientos acogiendo estudiantes que podrán realizar estadías durante los años de duración del proyecto.

El subproyecto coordinado por el grupo de Antenas, Radar y Comunicaciones Ópticas de la EE de Telecomunicación se centran en desarrollar nuevos protocolos y soluciones para el futuro de las comunicaciones cuánticas. “Trabajaremos en la generación de números aleatorios, en protocolos de comunicación más eficientes incorporando las tecnologías cuánticas y en protocolos más vinculados al concepto de integridad de las comunicaciones que al de confidencialidad de las mismas”.

Anuncios