Ayuntamiento y empresarios de Baiona hacen un balance positivo de la Arribada

FOTO: CONCELLO DE BAIONA // A Praza do Bo Xantar ateigada de xente.

El Alcalde de Baiona, Ángel Rodal, y las concejalas de Cultura y Turismo, María Iglesias y Beatriz González, se reunieron con los responsables de los distintos departamentos municipales que colaboraron en la organización de la XXIII edición de la Fiesta de la Arribada con el objetivo de hacer un balance del acontecido durante los tres días, y con la intención de repasar y mejorar aspectos que se tendrán en cuenta para ediciones futuras.

En esa reunión se destacó el excelente trabajo realizado por los servicios municipales del departamento de Cultura, de Vías y Obras, Electricidad, Limpieza, Policía Local y del resto de efectivos pertenecientes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que estuvieron desplegados esos días en Baiona, dando cobertura tanto a la regulación del tráfico, a las emergencias y en general a toda la seguridad ciudadana que requirió la Fiesta de la Arribada.

Se agradeció también la implicación de todos los sectores empresariales, culturales, deportivos y sociales de la villa que estuvieron a la altura de las circunstancias a pesar del tiempo. Se analizaron los testimonios de muchos puestos y establecimientos cuyos resultados fueron óptimos y mejores de lo que se esperaba y se tomó nota de los fallos y errores que deberán ser analizados y mejorados en el futuro.

En cuanto a la programación de la Arribada, decir que se ejecutó casi al 100% fuera de la representación de teatro que la última hora del domingo y por motivos climatológicos se tuvo que suspender. Durante los dos días, los baioneses y visitantes pudieron disfrutar activamente de la multitud de actividades programadas para la ocasión y una vez más el tiempo no impidió que la Fiesta de la Arribada se desarrollara con total normalidad.

Rodal e Iglesias también se reunieron esta mañana con representantes del empresariado de la Villa para conocer su opinión acerca de esta XXIII edición. Los empresarios hicieron un balance positivo de la celebración y destacaron que la Arribada cuenta con un gran número de incondicionales que vienen a disfrutar de la celebración en cualquier circunstancia. También señalaron que, a pesar de las previsiones meteorológicas, que auguraban un fuerte temporal, el tiempo respetó bastante la celebración y que la fiesta se desarrolló con gran afluencia de público. A modo de ejemplo relataron que fueron varios los locales y puestos del Real Mercado Medieval que agotaron sus existencias antes de que comenzase la lluvia intensa la tarde del domingo. La Arribada dejó una gran cantidad de dinero en la villa de Baiona y ayuda a desestazionalizar la llegada de visitantes, todo eso de vital importancia para el empresariado.

En los días sucesivos a la fiesta medieval, los operarios municipales están inmersos en las tareas de desmonte y recogida de atrezo típico de la Arribada y de los puestos que forman parte del Real Mercado Medieval.

En cuanto a la limpieza de calles, el Ayuntamiento reforzó los dispositivos de limpieza y recogida de residuos, diseñando un operativo específico para la fiesta medieval. Una vez que finalizada la recogida del atrezo y los puestos, pasó también la barredora mecánica por las diferentes zonas.

El montaje y el desmonte de una fiesta como la Arribada no es tarea fácil, pero gracias a la coordinación, organización y al dispositivo desplegado de operarios y limpieza a principios de la semana próxima semana a Real Vila volverá a su estado habitual y no habrá ninguna huella del medievo en sus calles y plazas. La XXIII Fiesta de la Arribada tan sólo quedará en el imaginario de baioneses y visitantes que ya están pensando en la celebración de 2019.

Anuncios