Anuncios
Ticker de novas

Las mujeres del Val Miñor toman A Ramallosa: “Si nosotros paramos, paramos el mundo”

Hoy los Feminismos llenaron el Val Miñor, y hoy las mujeres llenaron todos los rincones del planeta de feminismo en la Huelga de Mujeres de este 8M. Hoy hicieron historia, inundando de feminismo en las marchas y en la concentración en A Ramallosa, y demostrando que “si nosotras paramos, paramos el mundo”.

“Las mujeres del Val Miñor estamos hartas y hoy juntas y fuertes lo hicimos ver. Tenemos la fuerza y la determinación para hacer que este mundo sea también nuestro, más igualitario y más justo. Mujeres, compañeras: la revolución será feminista o no será. Hoy y siempre: abajo el patriarcado capitalista y colonial”.

A las 12:00 del mediodía partieron las tres marchas hacia Ramallosa, en Baiona desde el porto pesquero, en Nigrán desde la Casa Colorida, y en Gondomar desde la Plaza de A Paradela, para juntarse todas en A Ramallosa, con pancartas, cartaces, sartenes, ollas, música y reivindicación.

Manifiesto leído en la Ramallosa

Bienvenidas, mujeres! Bienvenidas, compañeras!

Bienvenidas las que lleváis décadas construyendo el feminismo en Galicia, porque sin vosotras no estaríamos hoy aquí; bienvenidas todas las que formáis, formamos, parte de este movimiento imparable, porque sin vosotras esto tampoco sería posible. Bienvenidas todas las mujeres que habitamos este rincón del mundo que es Galicia, desde el que estamos construyendo un futuro de dignidad para todas!

Hoy atestamos Vigo, como antesala a lo que va a suceder en este 8 de marzo, en sororidad con todas las mujeres que hoy están haciendo paros en esta jornada de huelga internacional de mujeres. Hoy, como todos los 8 de marzo, estamos aquí, en pie de lucha, para batir en el suelo con todas las mujeres del mundo y hacer temblar la tierra!

En cuatro días, las mujeres del mundo estaremos llevando a cabo a primera huelga de mujeres feminista, sumándonos a ella a nivel internacional, multilingüe e intersectorial, desde nuestras realidades, experiencias y vidas diversas, para dar un paso al frente y transformar para siempre jamás la vida de todas.

Hoy recuperamos el espíritu con el que las trabajadoras y revolucionarias marcaron esta jornada como día de lucha, después de años de ser utilizado cómo mera conmemoración. Hoy rescatamos este día para la lucha feminista arrancándolo de los rituales institucionales en los que pretenden encerrarlo. Hoy culminamos un punto de inflexión en los feminismos gallegos, que se coordinaron durante meses desde las bases para que esta jornada sea una demostración de fuerza de las mujeres gallegas.

Hoy iniciamos una nueva senda, haciendo una huelga de cuidados, laboral y de consumo que repetiremos cada año hasta que las mujeres paremos el mundo y el mundo sea también nuestro. Desde la unidad de acción, mas también desde la riqueza de nuestra diversidad, para forjar un futuro colectivo que tendrá de ser feminista o no será.

Porque somos las mujeres las que sostenemos la vida, que el sistema desprecia y estropea cuando esas vidas son las nuestras, las de las mujeres. Mas nosotras queremos vidas dignas de ser vividas y libres de todo tipo de violencias! Queremos que la vida sea vivible para todEs, sostenida por todEs y asumida por el conjunto de la sociedad.

Porque sabemos del sacrificio de nuestras vidas para cuidar de nuestras mayores, de nuestras crianzas, de nuestras iguales, mas no queremos asumir esa tarea en solitario. Porque las mujeres sustentamos la vida como cuidadoras, educadoras y trabajadoras domésticas no remuneradas mientras el capital nos paga todo este trabajo con violencias.

Porque no queremos tener que discutir si el boquete salarial real entre hombres y mujeres es del 23, 34 o 45%. Porque las duplas jornadas no se erradican con declaraciones ni con leyes dictadas por los señores del capitalismo. Porque hoy las mujeres más jóvenes están condenadas de antemano al trabajo esclavista, parcial y precario, cuando no directamente a la exclusión social y a la pobreza; y las mayores están abocadas al abandono, la soledad y a la miseria, sin recursos y comunidades que las sustenten.

Porque queremos parar de contar asesinadas, lesionadas, violadas, agredidas, discriminadas, presas, exiliadas, emigradas, empobrecidas y excluidas. Queremos parar de contar cuantas tienen que denunciar y cuantas no lo hacen, cuantas son las acosadas, las humilladas, las calumniadas, represaliadas o juzgadas ellas en vez de los agresores.

Porque las múltiples faces de la violencia machista tienen un solo rostro: el terrorismo como sostiene del patriarcado, y porque todo este terror solo va a parar el día que acabemos con él.

Porque somos diversas y el patriarcado capitalista instrumentaliza esa diversidad para nosostros segmentar, dividir y desartellar con violencias y discriminaciones específicas, mas el movimiento feminista nos enseña que la diversidad suma y multiplica las luchas, que todas las perspectivas son importantes, todas las voces necesarias y todas las mujeres valiosas para avanzar hacia una sociedad igualitaria, justa y libre.

Porque las mujeres migrantes somos víctimas de un sistema que convierte las personas en mercancía que mueve o trafica según intereses económicos, sacrificando vencellos y afectos, al tiempo que sometiendo nuestras hermanas inmigrantes a mayor explotación y ciudadanías se segunda clase.

Porque las mujeres del rural gallego soportamos una dupla o triple precariedad, porque no sólo sustentamos las vidas de nuestras comunidades, sino también todo un ecosistema y una fuente de sustento para todas que el poder condena al más absoluto deterioro y abandono. Porque tenemos que apostar por relacionarnos con el medio de forma radicalmente diferente, porque necesitamos la soberanía alimentaria para transformar el mundo y porque debemos rebelarnos contra el expolio de nuestros recursos naturales.

Porque el menosprecio, las agresiones, la discriminación laboral, la exclusión social y las violencias médicas baten con mas fuerza en las mujeres lésbicas, bisexuales, trans e intersex. Porque todas las mujeres y feministas tenemos que rechazar la patologización, la difamación y los intentos de exclusión de las mujeres trans e intersex, que ya formamos y siempre formaremos parte de los feminismos. Porque todas queremos ser libres para disfrutar de nuestras vidas, cuerpos, deseos y afectos, y tenemos derecho a hacerlo libres de violencias.

Porque luchamos contra la explotación de nuestros cuerpos y vidas, porque nos negamos a que sean nuestras vidas las que se sacrifiquen y sometan para que el sistema siga funcionando. Porque sabemos que una vida digna de ser vivida pasa por mudar las lógicas patriarcales, capitalistas y coloniales. Porque estamos hartas. Porque si no podemos bailar, debatir, reflexionar, cantar o hacer chillar las paredes, la revolución no nos interesa.

Por todo esto, por todas nosotros, porque estamos hartas, vamos a hacer de 8 de marzo una jornada de huelga internacional de mujeres para pararlo todo, para mudarlo todo, para que nuestras vidas se coloquen en el centro de la agenda y de las prioridades. Porque sólo así seremos capaces de construir un mundo, una Galicia y unas vidas justas, igualitarias y libres.

Hacemos huelga de mujeres para sumar fuerza a nuestras razones, porque llevamos todas nuestras vidas chillando, protestando y exigiendo soluciones a un sistema que ignora sistemáticamente nuestras demandas.

Hacemos huelga de mujeres para decir basta de remendos y tutelas institucionales que hablan en nuestro nombre o nos usan como florero de las políticas públicas sin solucionar nada; para chillar que todo lo que se haga sin nosotras se hace contra nosotras; para dejar claro que estamos hartas de leyes vacías y ficticias, alejadas de la realidad o diseñadas como parches a los problemas sistémicos que padecemos.

Hacemos huelga de mujeres para exigir que las políticas públicas deben ser diseñadas por los feminismos y tomadas en serio, financiadas y veladas en su eficacia y cumplimiento.

Hacemos huelga de mujeres para chillar que estamos hartas de un sistema educativo que reproduce las lógicas patriarcales del poder y sus violencias; para que las políticas educativas sean de una vez serias y radicales, atajando los problemas desde la base y desde la raíz.

Hacemos huelga de mujeres para exigir una educación pública de calidad, igualitaria y no sexista, en la que la igualdad y la diversidad sean ejes centrales de todos los currículos, materias y actividades, en la que exista una educación sexual desde la primera infancia y adaptada a todas las edades, que propicie el desarrollo libre y saludable de la propia sexualidad, la normalización y la celebración de la diversidad, y una vida y unas relaciones afectivo-sexuales basadas en el respeto y en la igualdad.

Hacemos huelga de mujeres para exigir una vida sin violencias, y para demandar que todos los recursos económicos, sociales, médicos, judiciales y políticos se coloquen al servicio de garantizar este derecho básico de todas; para dejar claro que no aceptamos ninguna medida que no sea integral y radical para proteger nuestras vidas de las violencias machistas; para que se elimine cualquier contenido sexista o discriminatorio en el ámbito de la comunicación y de la cultura que legitime o aliente esas violencias.

Hacemos huelga para que les quede claro que reclamamos y ejercemos nuestro derecho a la autodefensa en todos los ámbitos de la vida, que siempre nos defenderemos y defenderemos a nuestras hermanas hasta que las violencias sean erradicadas.

Hacemos huelga de mujeres para que los cuidados sean asumidos por el conjunto de la sociedad, para que la comunidad sirva como herramienta para construir vidas dignas, para transformar radicalmente la forma en que nos relacionamos con el trabajo, para combatir el capitalismo y construir alternativas de vida para todas; para ejercer nuestro derecho a escoger en libertad nuestra forma de vivir, de amar, de criar, de maternidad y de sexualidad, y para que todas y cada una de esas elecciones cuenten con todas las garantías sociales para poder desarrollarlas.

Hacemos huelga de mujeres para que los poderes públicos se involucren en una lucha sin cuartel contra la industria de la trata.

Hacemos huelga de mujeres para que los gobiernos detengan y reviertan la situación de abandono y destrucción del medio rural.

Hacemos y haremos huelga de mujeres hasta que una reforma laboral con perspectiva verdaderamente social y de género imponga la obligatoriedad de convenios colectivos y transparentes que erradiquen el boquete salarial, la precariedad, el techo de cristal, la división del trabajo por géneros, el suelo pegajoso y la feminización de la pobreza.

Hacemos y haremos huelga de mujeres hasta que los hombres pierdan sus privilegios.

Hacemos y haremos huelga de mujeres hasta que tengamos la convicción de que nuestras vidas son nuestras, nuestros cuerpos nuestros, el mundo también nuestro.

Por todo esto y mucho más las mujeres gallegas haremos huelga este 8 de marzo!

Tenemos la fuerza y la determinación para hacer que este mundo sea también nuestro, mas igualitario y justo!

Mujeres, compañeras: la revolución será feminista o no será!

Hoy y siempre: abajo el patriarcado capitalista y colonial!

Anuncios