Nueva línea de ayudas de la Diputación para que los ayuntamientos apliquen el compostaje de manera gradual

A Deputación de Pontevedra vai abrir neste 2018 unha nova liña de axudas para que os concellos adheridos ao Plan Revitaliza na provincia poidan aplicar a compostaxe de xeito gradual e por zonas dentro dos seus municipios. Así o manifestou hoxe o vicepresidente

La Diputación de Pontevedra va a abrir en este 2018 una nueva línea de ayudas para que los ayuntamientos adheridos al Plan Revitaliza en la provincia puedan aplicar el compostaje de manera gradual y por zonas dentro de sus municipios. Así lo manifestó hoy el vicepresidente Mosquera en un encuentro con alcaldes, concejales y técnicos de los 36 gobiernos locales que están apostando por el nuevo modelo de tratamiento de residuos potenciado por la institución provincial, entre ellos los de Baiona y Gondomar.

Mosquera explicó que la Diputación da por cerrado el grupo de ayuntamientos que va a pasar en este mandato la gestión del 100% de sus residuos orgánicos al compostaje (Pontevedra, Vilaboa, Mondariz, Mondariz Balneario, As Neves y O Grove). Indicó que ahora se abre la puerta a que los 30 ayuntamientos restantes puedan seguir avanzando sin tener que involucrarse de manera tan ambiciosa, sino con pasos parciales, aplicando el compostaje en zonas con dimensiones ajustadas y viables (barrios, parroquias, áreas rurales…). “El año 2020 está ahí, y por imperativo legal en el 2020 por lo menos el 25% de los residuos urbanos hay que compostalos, si bien globalmente es el 50%. A menos que vayamos avanzando no cumpliremos, por lo que desde la Diputación vamos a empujar para intentar adelantar plazos y dar pasos sólidos en ese camino”, subrayó.

El nacionalista indicó las ayudas económicas de la nueva convocatoria rondarán el 65% del gasto, y subrayó que los requerimientos por parte de la institución provincial para con estos ayuntamientos serán menores que los que los de los municipios más adelantados. “Detectamos ciertos temores al hablar con los alcaldes, y con esta propuesta queremos dar facilidades. Lo que debe quedar claro es que entrar en el compostaje de manera gradual tiene una ventaja: no le da tanto vértigo a los ayuntamientos; pero tiene un defecto, que no abarata el coste del tratamiento de la basura como pasar al compostaje de manera integral, ya que deben mantenerse dos sistemas a coro”, apuntó.

La Diputación, dijo el vicepresidente, también aportará personal técnico formado a los ayuntamientos. Estos trabajadores y trabajadoras pasarán a formar parte del plantel municipal, pero manteniendo el “cordón umbilical” con los asesores del Plan Revitaliza de la institución provincial con el fin de garantizar la eficiencia del modelo. Mosquera destacó la necesidad de que el ‘atribuirte’ personal tenga un cofinanciamento por parte de los gobiernos locales, dejando abierta la posibilidad de iniciar la contratación con una subvención total para el primer año, pero de ir incrementando la aportación municipal de manera progresiva hasta asumir el coste de las plazas laborales en su totalidad. “En la Diputación tenemos 40 personas trabajando en el programa de compostaje. Se ampliarán a 65 este año y eso desbordará nuestros límites. Entendemos que esta propuesta es positiva para que los ayuntamientos tengan de mano personal propio o incluso mancomunado”, destacó.

Valentía y esfuerzo

Después de anunciar estas novedades en la reunión, los representantes de los ayuntamientos adheridos mostraron su entusiasmo por la trayectoria del Plan Revitaliza desde su puesta en marcha, asegurando, en conjunto, que se trata “de uno programa que vino para quedarse por su demanda social”. El vicepresidente Mosquera, por su parte, resumió el sentir de los asistentes asegurando que “en el mundo del compostaje hay antecedentes negativos y ciertos recelos. Ver que el Plan Revitaliza está funcionando bien y que cuando hay alguna polémica la oposición tiene una base muy endeble, si es que existe, da satisfacción. Todos sabemos que hay que ir por este camino. ES inevitable. Otra cosa es que dificultades nos vamos a encontrar en ese camino, y cuando los ayuntamientos ven que las dificultades son menores o incluso todo lo contrario, el índice de satisfacción es muy elevado”, insistió.

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, que también estuvo presente en la reunión, le dio las gracias al vicepresidente por su valentía para transformar modelos que durante décadas estuvieron vigentes en relación al tratamiento de residuos sólidos y que consistían en la acumulación y no en la recuperación”. Más al por menor, puso en valor el esfuerzo del vicepresidente “por dar pasos hacia delante para poner en marcha nuevos proyectos, para convencer a la sociedad de la necesidad de cambiar el modelo y adaptarlo al siglo XXI dado que, entre otras cosas, estamos obligados por la Unión Europea a haberlo conseguido en el 2020”.

Silva detalló que los cambios que está implantando la institución provincial “están convirtiendo a la provincia de Pontevedra en un referente europeo en el tratamiento de los residuos sólidos a través del Plan Revitaliza”. De hecho, la presidenta provincial recordó que “una aplastante mayoría de ayuntamientos se han sumado al Plan Revitaliza por lo que debemos seguir trabajando, haciendo este trabajo de pedagogía para que se sumen los 61 ayuntamientos y esta provincia llegue a ser un referente”.

La presidenta de la Diputación de Pontevedra también puso en valor el carácter pionero de la institución provincial en cuanto “a la formación de los maestros y de las maestras composteras”. Así, Carmela Silva ensalzó que “hemos creado un nuevo nicho de puestos de empleo con los maestros y con las maestras composteras y somos referentes en cuanto a su formación. Estoy segura que estas maestras y maestros composteros, porque no hay profesionales mejor preparados, serán además elementos de formación en otros lugares que vayan a poner en marcha iniciativas como el Plan Revitaliza”.

Calidad del compost

Otro de los puntos tratados en la reunión de hoy fue el nivel de calidad del compost producido en los 58 centros de compostaje comunitario (CCC) que la Diputación tiene instalados en la provincia. El asesor provincial de residuos, Carlos Pérez, explicó que se están realizando analíticas periódicas de los diferentes lotes mediante laboratorios independientes con resultados ‘ cum laude’.

Pérez destacó que en la Unión Europea existe una clasificación del compost determinada por la presencia de ocho elementos tóxicos (Cadmio, Cobre, Níquel, Plomo, Zinc, Mercurio, Cromo y Cromo VI) que califican el compost muy bueno como ‘tipo A’, el bueno como ‘ B’, y el aceptable como ‘ C’. El que no cumple los parámetros mínimos se descataloga como compost’.

En las más de 200 analíticas realizadas hasta lo de ahora del compost de los CCC de la provincia, el 87,57% fue de tipo A, el 12,03% de tipo B y el 1,39% aceptable. “En los casos en los que bajamos el nivel, aun siendo compost bueno, sabemos que se debe a algunos componentes de los composteros comunitarios que vamos a cambiar. Lo que claro está es que podemos defender nuestros resultados de calidad con la cabeza bien alta. Tenemos unos niveles espectaculares y esta cuestión no se puede debatir salvo desde una posición ignorante”, sentenció.

Por otra parte, Pérez explicó que el compost nunca podrá competir con otros preparados artificiales diseñados al efecto en relación al atribuirte de nutrientes para la fertilización de tierrras, pero subrayó que con buenas prácticas se puede mejorar con respecto a los parámetros habituales. El técnico indicó que el hecho de admitir restos de carne y pescado en los composteros del Plan Revitaliza fue una apuesta que, a pesar de tener riesgos, tuvo un resultado positivo duplo: al ser elementos energéticos que consiguen altas temperaturas con rapidez y sostenibilidad permiten la eliminación total de patógenos y la higienización garantizada del compost. Por otra parte, la presencia de proteínas que llegan de dichos restos derivan en niveles de nitrógeno “espectaculares” que quedan fijados en los terrenos en formas orgánicas de liberación lenta, lo que hasta lo de ahora no se había revelado en ninguna investigación. “Es algo insólito. Los parámetros exigen un 1% de nitrógeno estable y nuestro promedio está en el 4,23%. No hay en la Unión Europea una experiencia sobre compostaje con más ‘mimo’ que la nuestra”, finalizó.

Menos envíos a Sogama

En cuanto al ahorro de envíos de residuos orgánicos a Sogama, se puso sobre la mesa que en ayuntamientos como Vilaboa -en el que hay cuatro CCC instalados- se redujo un 10% el material y por tanto el coste de la basura para el ayuntamiento. En el caso de Pontevedra, donde hay CCC instalados en Príncipe Felipe, en la Brilat, en el campus, en Monte Porreiro y Campañó, el ahorro de toneladas de basura a Sogama consiguió un 5%. En este sentido, el vicepresidente Mosquera subrayó que sólo el coste real de tratar la basura de la ciudad infantil de Príncipe Felipe para el Ayuntamiento, por la cantidad de toneladas de residuos generadas, era de aproximadamente unos 60.000 euros para las arcas municipales -si bien su tasa a pagar era drásticamente inferior-. En la actualidad, el complejo infantil es un centro de ‘residuo zero’ en el que todos los orgánicos se tratan en los composteros comunitarios y sólo salen para reciclar el papel, envases y vidrio, además de una fracción resto muy pequeña.

Anuncios