Almuiña aboga por la colaboración entre administraciones y ciudadanía para resolver el problema del botellón

Botellón na contorna da Capela de San Campio na Ramallosa.

“Soy consciente de que el problema del botellón es complejo y que sólo desde la colaboración entre administraciones, entidades del tercero sector y ciudadanía lo podremos resolver”. Así lo remarcó el titular de la cartera sanitaria del Ejecutivo gallego, Jesús Vázquez Almuiña, en el acto de clasura del Foro Profesional: Soluciones concretas en el problema del Botellón, que organizó la Fundación Gallega contra el Narcotráfico junto con la Consellería de Sanidad y el Ayuntamiento de Ourense.

La búsqueda de soluciones y alternativas de ocio frente al botellón no puede ser abordada, -dijo Almuiña-, desde uno solo punto de vista, “tienen que considerarse de forma transversal todos los aspectos que lo promueven y lo condicionan, así como todo el abanico de consecuencias derivadas”.

Desde el ámbito de la salud, -remarcó el conselleiro-, “vemos con preocupación como algunas propuestas no tienen esta visión integral y tienden a tratar de minimizar so los aspectos urbanos del problema con iniciativas que, obviando la salud, tienden a ocultar o desviar el problema, alejándolo de los núcleos de población que se sienten afectados, con la errónea idea de que, si la ciudadanía no protesta o no percibe el problema, este es menor”.

En este acto, el máximo responsable sanitario hizo un llamamiento a la responsabilidad parental, a las familias. En el caso de adolescentes menores de edad, tienen que ejercer, -*proseguíu Almuiña-, “un papel determinante en la protección de su salud. No podemos olvidar que es un grupo cada vez más reducido en una población con muy baja natalidad y un alto envejecimiento. Ellos son nuestro futuro”, -subrayó el conselleiro-.

“Como responsable sanitario, lo que me preocupa de verdad es todo aquello que, dentro de este fenómeno, signifique un impacto negativo sobre la salud, en particular el consumo de alcohol y otras sustancias como el cannabis o el tabaco. Especialmente, en aquellas personas más nuevas, con un sistema nervioso central aún en fase de desarrollo y maduración y, por tanto, sensible a lesiones, y con las consecuencias a corto, medio y largo plazo que todos conocen, -incidió Almuiña-.

Anuncios