Anuncios
Ticker de novas

ADEGA califica el proyecto del campo de golf de Baredo de “demencial y delirante”

FOTO: SOS GROBA // Os veciños de Baredo mostran o seu rexeitamento ao campo de golf.

El ayuntamiento de Baiona promueve la construcción de un “complejo deportivo” con campo de golf incluido, en una superficie de casi 70 hectáreas en plena Serra da Groba. Esta infraestructura, que tendría un coste de más de 14 millones de € (para un ayuntamiento cuyo presupuesto anual es de 8,5M€), demandará tanto agua como toda la consumida por el vecindario del ayuntamiento.

Los campos de golf: reliquias de la era del pelotazo

Para ADEGA (Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia), llama la atención que aún haya ayuntamientos que apuestan por estos “proyectos milagro” para reactivar la economía municipal. Como si estuviéramos en la costa mediterránea durante los años de la burbuja inmobiliaria, la intervención se justifica para “desestacionalizar el turismo”, sin reparar en que este modelo de complejo “todo incluido” está en franca recesión. Ejemplos próximos tenemos los casos del Club Náutico de Vigo, en concurso de acreedores; el Aeroclube de Vigo, con importantes deudas o en la misma Baiona el Club de Tenis Monte Real, que quebró en 2009. Por otra parte, el número de golfistas federados sigue decreciendo, por lo que el principal soporte económico del negocio se reduce cada día.

ADEGA recuerda que muchos de los campos de golf que surgieron por toda la costa durante el “boom” del ladrillo no tienen sentido sin un desarrollo urbanístico paralelo en forma de nuevos espacios residenciales (caso de los errados Costa Anácara en Miño, y los proyectos de Camariñas, Porto do Son, Nigrán, Ogrobe, etc.). “El campo de golf funciona como una excusa y una magia para especular con los precios de las viviendas, maniobra tras la que no pocas veces se esconde la corrupción. Cabe preguntarse si no va a acontecer lo mismo con este proyecto en Baiona y cuanto va a tardar en brotar un desarrollo urbanístico en la zona”.

Una propuesta insostenible y contaminante

A la Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia le llama la atención que el proyecto hable de “compatibilizar el deporte con los valores naturales” minimizando los graves impactos ambientales que generan estas instalaciones. “Comenzando por el consumo de agua, que para un campo de 18 agujeros necesita los 500.000 m3/año. Esta cantidad equivale al consumido por una población de 10.000 habitantes y multiplica por 5 el máximo permitido por el vigente Plano Hidrológico para el uso recreativo por riego de esa superficie. Tal demanda de agua en un contexto de sequía hidrológica, cuya frecuencia e intensidad no hará más que aumentar, hace que este proyecto no pueda calificarse más que de demencial y delirante”.

Y al otro lado del consumo de agua, ADEGA recuerda que también hay que considerar el uso intensivo de agrotóxicos, que terminarán introduciéndose en la cadena alimentaria tanto de las áreas aguas bajo el campo como en la misma costa. “Un campo de estas características consume unas 49 toneladas por año de fertilizantes además de toneladas de herbicidas, fungicidas, nematicidas, aracnicidas o mismo rodenticidas. Su toxicidad es variable, mas cuando hablamos de grandes superficies con numerosos manantiales y riachuelos, acontece que todo este “arsenal” químico amenaza muy seriamente la potabilidad de este recurso vital. La cuestión se agrava con la cercanía a la costa, especialmente con un litoral de inmensa riqueza pesquera y marisquera”.

En definitiva, para ADEGA se trata de otro ejemplo de proyecto agresivo e insostenible en el que los recursos públicos, agua, suelo, paisaje y patrimonio se enajenan y se degradan para favorecer el negocio privado. “El ayuntamiento de Baiona haría mejor en ocuparse de atender a las necesidades de su vecindario que en embarcarse en este tipo de aventuras especulativas, basadas en modelos caducos más propios del desarrollo franquista”.

Anuncios