Baiona apoya la campaña sobre ocio nocturno y prevención de las agresiones sexistas

El Ayuntamiento de Baiona, a través de su Concejalía de Igualdad, decidió apoyar una iniciativa propuesta por el grupo Estudios de Género del Val Miñor. La propuesta tuvo muy buena acogida desde el primer momento por considerarla muy positiva en el ámbito de la sensibilización y de la prevención de agresiones en el espacio de ocio nocturno.

La campaña consiste en la difusión de una serie de carteles para trabajar sensibilización y concienciación en las relaciones personales en contextos de ocio nocturno. Los mensajes que contienen ayudan a la identificación de conductas sexistas, trasladan mensajes de responsabilidad en el respeto y en el ser respetado/a; incide en cuestiones que pueden presuponer situaciones de acoso «normalizadas» y «socialmente aceptadas como válidas» en contextos de ocio nocturno.

«Innovación, sensibilidad e implicación social reflexiva de este grupo de trabajo interesado en un tema tan sumamente importante fueron las claves para apoyar esta iniciativa desde su planteamiento inicial», apunta la concejala de Igualdad, Carmen Paredes.

La iniciativa parte del Grupo de Trabajo de Estudios de Género del Val Miñor, que surge como una iniciativa ciudadana, horizontal y asamblearia. «Desde planteamientos y reflexiones respecto al sexismo, empujamos una campaña con la intención de abordar el sexismo y las agresiones en el ocio nocturno como una das problemáticas que impiden el libre gozo de todas las personas. Por lo que el principal objetivo da campaña es la sensibilización, la concienciación y conseguir una mayor co-responsabilidad social para que todas podamos disfrutar de las fiestas y del ocio en libertad. Entendemos como necesarios y también como objetivos, el trabajo de coeducación en igualdad, el cuestionamento del sistema patriarcal, hablar y reflexionar sobre las agresiones sexistas, concienciar y ayudar a identificarlas», explican desde el Grupo de Trabajo de Estudios de Género del Val Miñor.

Grupo de Trabajo de Estudios de Género del Val Miñor: Las agresiones y el contexto festivo

Una agresión se produce cuando alguien se siente agredido/a: Los límites forman parte de la individualidad de cada persona y por lo tanto son diferentes en cada caso. Todos podemos traspasar los límites de una persona, de manera consciente o inconsciente, y no es legítimo cuestionar los límites de los demás.

Entendemos que las agresión son conductas ejercidas sobre una persona por motivos de género, orientación sexual, o aspecto físico en relación a los estándares estéticos, etc. Y que las agresiones no solo son machistas, sino que se solapan de forma transversal por cuestiones de racismo, clasismo, alfabetización, presión estética…

Las agresiones pueden ser físicas o no, pueden ser insultos, comentarios ofensivos y/o degradantes, burlas y otras agresiones verbales, falsos «piropos», formas no solicitadas de contacto físico que incomoden, coaccionen o violenten así como exhibición de símbolos sexistas, genófobos o LGTBfobos.

Las agresiones pueden darse en cualquier espacio y situación, están presentes en todos los ámbitos y en nuestro día a día, hay muchas conductas sexistas ya implantadas por el sistema cultural.

Si bien es cierto que en los ambientes festivos y de ocio nocturno podemos estar menos atentos y no dar importancia a comportamientos no éticos excusándonos en el ambiente relajado, en el alcohol o en las drogas, haciendo que pasen desapercibidas y reproduciendo estas formas de violencia.

Creemos que las conductas intimidatorias pueden darse más en situaciones grupales.

Desde el Grupo de Trabajo de Estudios de Género del Val Miñor planteamos, como punto de partida, la creación de una campaña de sensibilización y concienciación a través de cartaces distribuidos por el territorio y través de las redes sociales y de forma física.

La campaña se dirige tanto a quien sufre una agresión, como a quien la comete o a quien la observa.

La persona agresora puede ser cualquiera, conocida o desconocida, ya que todas las personas podemos traspasar los límites de otras y no reconocerlo. Entendemos que la mayoría de las agresiones se producen sobre las mujeres y personas con identidades de género no hegemónicas.

Planteamos la premisa de hacer 5 cartaces diferentes en los que lanzar frases o preguntas sintéticas y directas, que incidan en el autocuestionamento de las actitudes y comportamientos, acompañadas de un texto explicativo.

Atendiendo a los comportamientos y situaciones que se dan habitualmente en estos contextos creamos una serie de cartaces que apelando a las siguientes cuestiones: Las expectativas y las segundas intenciones, al consumo de sustancias como justificación, a los falsos piropos, la falsa «discriminación» positiva y la pasividad como permisividad.

Anuncios