La Xunta rechaza el proyecto de mejora de las carreteras provinciales que coinciden con el Camino por la Costa en Baiona

FOTO: DEPUTACIÓN DE PONTEVEDRA

El proyecto de la Diputación de Pontevedra para la «Mejora de la movilidad peatonal y de la seguridad vial en las EP-2202 y EP-2203 que coinciden con el Camino de Santiago por la Costa» en el Ayuntamiento de Baiona viene de ser rechazado por la Xunta de Galicia. La Dirección general de Patrimonio emitió un informe desfavorable que exige que la senda peatonal prevista en la actuación con un ancho de 2,5 metros sea reducida a «no mucho más de un metro». Esta modificación, según explicó el diputado de Movilidad Uxío Benítez, no será aceptada por el departamento de Movilidad provincial, que presentará los correspondientes alegatos para que se cumpla con los criterios de «accesibilidad y seguridad» para los peones.

Con el nuevo proyecto, la Diputación pretende reordenar y optimizar el espacio de las dos carreteras provinciales delimitando el uso de cada zona, ejecutar una senda peatonal de xabre con una sección útil de 2,5 metros en el margen izquierdo, crear un mirador con una zona de descanso y un pequeño aparcamiento, renovar la iluminación e instalar elementos de calmado de tráfico.

Entre otras cuestiones, el departamento autonómico de Patrimonio exige en su resolución que se debe «reducir la anchura de la senda peatonal»,ya que «no es necesaria tanta dimensión para el paso», justificándose en que para poder conseguir la largura de 2,5 metros hay que hacer «considerables desmontes afectando a las peñas y a los árboles existentes en la zona». Patrimonio indica, asimismo, que para obtener un pronunciamento favorable con carácter definitivo debe revisarse el «excesivo ancho» de la senda «reduciéndola a no mucho más de un metro».

Ante estas exigencias, el diputado de Movilidad explicó que actualmente en la zona de actuación ya hay un arcén de un metro de ancho por el que pasan numerosas personas, tanto del vecindario como peregrinos y peregrinas (que aumentan año tras año), que soportan peligros por el tráfico rodado existente, motivo que provocó la redacción del actual proyecto de mejora: «no habría sentido hacer una senda de esas dimensiones», argumentó.

Benítez recordó que dos de los ejes prioritarios de la Diputación a la hora de realizar nuevas actuaciones son cumplir criterios de seguridad vial y accesibilidad universal para que los espacios públicos y las vías provinciales sean aptas, sobre todo, para los colectivos más vulnerables (personas con movilidad reducida, diversidad funcional y también crianzas o personas mayor). «Las exigencias de la Xunta dejan de lado esos criterios y para nosotros son una cuestión insalvable», subrayó.

El gobierno provincial, en cualquiera caso, una vez conocido el documento se puso manos a la obra para solucionar las diferencias de concepto detectadas entre ambas instituciones: en los últimos días los técnicos de la Diputación se reunieron con los de Patrimonio, y el propio diputado intentó ponerse en contacto con la directora General de Patrimonio y con la directora general de Turismo. El diputado también trasladó la resolución al alcalde de Baiona -de quien partió la solicitud del proyecto-, para que también el Ayuntamiento se dirija al Gobierno gallego y permita la actuación.

«Hacemos un llamamiento a los departamentos de Patrimonio y a Turismo de la Xunta para que revoquen esta decisión y podamos potenciar el Camino de Santiago por la Costa con garantías de seguridad y accesibilidad para todos los usuarios», instó Benítez.

La llegada del informe autonómico, en cualquier caso, viene de cancelar la firma del convenio de colaboración entre la institución provincial con el Ayuntamiento de Baiona, que estaba prevista para el próximo miércoles, con la intención de sacar la licitación el proyecto e iniciar las obras lo antes posible.

Presupuesto de 381.022,32 euros

La Diputación de Pontevedra ya había aprobado en la Junta de Gobierno celebrada el pasado 17 de junio el convenio de colaboración entre la institución provincial y el Ayuntamiento de Baiona para llevar adelante el proyecto en las EP-2202 y EP-2203. Este tiene un presupuesto de 381.022,32 euros, financiados al 80% por la institución provincial y al 20% por las arcas locales.

Según indicó Benítez, la Diputación de Pontevedra «está concienciada» sobre la necesidad de aumentar la seguridad vial en toda la red de carreteras de la provincia, haciendo especial hincapié en los trechos que transcurren por espacios que tienen un tránsito peatonal elevado. El objetivo para las obras de mejora en la red vial provincial es «conformar un contorno vial seguro y tranquilo, fomentando la convivencia de todos los medios de transporte y sistemas de desplazamiento, así como repartir de manera equitativa el espacio público».

 

El ámbito de actuación de la obra de Baiona abarca 675 metros de la carretera provincial EP-2203 entre Baredo y Loureza (entre los P.Q. 2+625 hasta el P.Q. 3+300) y otros 300 metros de la EP-2202 Baiona-Loureza (desde el P.Q. 1+500 hasta el P.Q. 1+800). Se pretende buscar un diseño que sea comprensible por los usuarios, utilizable y practicable por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad.

Anuncios