El Val Miñor contará con una Ruta Ciclista Protegida

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ

Esta mañana se presentó en Madrid el mapa de Rutas Ciclistas Protegidas, una de las medidas incluidas dentro del Plan de Actuación de la DGT para la protección de este colectivo. En Galicia doce rutas, tres por cada provincia, recibirán este tratamiento después del trabajo conjunto llevado a cabo durante los últimos meses por la Federación Gallega de Ciclismo, la Secretaría General de Infraestructuras de la Xunta de Galicia, la DGT y la Guardia Civil. Para esta actuación y otras que se están desarrollando, los organismos oficiales contaron con la inestimable ayuda de los clubes y asociaciones ciclistas de toda la comunidad.

Las Rutas Ciclistas Protegidas gallegas suman un total de 689,4 kilómetros y serán Guntín – O Pedrouzo, Nis – Santa Cruz y la Ruta do Barbanza en la provincia de A Coruña; Ourense – Ribadavia – Ourense, Maceda – Almoite – Milagros – Maceda y Ourense – Ribadavia – O Carballiño – Ourense en la provincia de Ourense; A Brea – O Couto, Pedrafita do Cebreiro – Alto do Hospital y Villalba – O Reboredo en la provincia de Lugo; y Vuelta al Val, Vilasobroso – O Porriño y la Ruta do Sol en la provincia de Pontevedra.

La Ruta Ciclista Protegida Vuelta al Val incluirá las vías PO-552 entre los puntos kilométricos 12,800 y 71,700, la PO-340 entre A Ramallosa y Gondomar (pk 21,500-17,400) y la PO-331 entre los puntos kilométricos 0,800 y 19,100.

Gregorio Serrano, director general de Tráfico; José Luis López Cerrón, presidente de la Real Federación Española de Ciclismo; y Alfonso Treviño, presidente de la Asociación de Ciclistas Profesionales, participaron en el acto en el que se desveló el mapa de estas rutas para todo el estado. Serrano apuntó que «el objetivo de esta medida es proteger a los miles de usuarios de bicicleta que salen principalmente los fines de semana a practicar ciclismo, de modo que dispongan de rutas especialmente vigiladas».

Las medidas concretas se llevarán a cabo durante los días y las horas de presencia más destacada y habitual de ciclistas, que suele ser las mañanas de los sábados y festivos. Entre estas medidas que se van a adoptar destacan:

• Señalización de la ruta ciclista y calmado del tráfico: merma temporal del límite máximo de velocidad.

• Por parte de la ATGC se intensificará la vigilancia presencial en estas rutas. En especial, se velará por el cumplimiento de las normas de seguridad relativas a la distancia lateral en el adelantamiento a ciclistas, velocidad inadecuada o maniobras antirregulamentarias.

• 3.000 patrullas más en julio y agosto.

• Controles preventivos de alcohol y otras drogas en estas rutas seleccionadas, así como en sus vías de acceso.

• Las patrullas de helicópteros de la DGT incluirán dichas rutas ciclistas protegidas en sus labores de vigilancia.

• A través de las jefaturas provinciales se solicitará la colaboración activa de las policías locales para mejorar la seguridad en estas rutas.

• También se solicitará colaboración a los titulares de las vías con rutas ciclistas protegidas, para que, en la medida de lo posible, den prioridad a las tareas de conservación que, en su caso, resulten necesarias.

Anuncios