Mañufe bendice su recién reconstruido “Cruceiro do Acordo”

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ

Numerosos vecinos de la parroquia gondomareña de Mañufe acompañaron este domingo al párroco, Juan José González, en la bendición del recientemente reconstruido “Cruceiro do Acordo”. Al acto tampoco faltó el alcalde, Paco Ferreira, y los concejales Nuria Lameiro, Iria Lamas y José Manuel Chamorro.

El Cruceiro de Mañufe volvió el pasado viernes 19 de mayo a su emplazamiento tras casi dos años y un laborioso trabajo de restauración después de sufrir el impacto de un vehículo el 22 de noviembre de 2015. El capitel, muy labrado, y la cruz de sección cuadrangular con una talla de Cristo en el anverso, de gran tamaño, y una talla de la Dolorosa en el reverso, resultaron dañados tras caer al asfalto.

El pasado mes de febrero, el Ayuntamiento de Gondomar encargó los trabajos de reconstrucción al conservador-resturador Gonzalo Buceta, con un coste de 11.000 euros, asumidos por el seguro del conductor responsable de los destrozos.

El cruceiro se encuentra en el lugar de A Texosa, en el cruce con la carretera PO-552, que une Gondomar y A Ramallosa, sobre una base cúbica que sirve de sustento a un peto de ánimas, de casta semiabierta, adosado al cruceiro, y que ya había sido restaurado tras ser derribado en otro accidente de tráfico. Su retablo es de piedra policromada, una reja de hierro protegía las figuras (la representación del Purgatorio cubría toda la fornela) y el cajón de las limosnas. En dos filas se presentan dos almiñas en la superior y tres en la inferior. En un medallón existente arriba del templete se puede leer: “Hermano que vas pasando mira que penando estamos, para alivio nuestro vuestra limosna esperamos”. El fuste tiene una serpiente y una manzana, en alusión al pecado original. Capitel muy labrado. La cruz es de sección cuadrangular.

El cruceiro se sitúa en el lugar donde los representantes comarcales hacían los tratos vecinales y se resolvían conflictos derivados de los lindes de propiedades entre los siglos XVI y XVIII, de ahí su nombre. Forma parte del Camino Real, hacia Compostela, por Gondomar.

Anuncios