Los placeros de Gondomar exigen que se garanticen sus puestos

FOTO: ALBERTO RODRÍGUEZ

Los placeros de Gondomar se concentraron este jueves frente al Ayuntamiento para mostrar su malestar ante la licitación de 28 de los 29 puestos de la Plaza de Abastos Municipal, sin que se tenga en cuenta su antigüedad.

Portaban carteles reivindicativos que luego colocaron en la puerta de entrada al Consistorio, en los que se podía leer “Nuestro futuro es incierto”, “No tenemos que pagar vuestros errores. SOS Políticos”, “Ningún alcalde se metió con nosotros en cuarenta años”, “Antón dimite la Plaza no te admite”, “Queremos la garantía de nuestros puestos”, “Porque los placeros tenemos voz y voto, no os vamos a dejar jugar con nuestro pan” y “Solución ya”.

El Boletín Oficial de la Provincia de Pontevedra del 25 de abril incluía el anuncio para la concesión de 28 puestos de la Plaza Municipal, 4 de carnicería, 11 de pescadería, 1 de frutas y verduras y 12 puestos libres.

Se establece como precio mínimo de licitación entre los 155 y los 228 euros dependiendo del puesto, para un plazo ordinario de concesión de 10 años, ampliable por prórrogas sucesivas de 5 años, hasta los 25 para personas jurídicas y hasta los 50 años o hasta la jubilación para personas físicas.

“Ahora quieren legalizar todo y supuestamente es licitar, ¿entonces hasta ahora estaban pagando alquileres ilícitos?”, se preguntan los afectados, que señalan que no es justo que se subaste una carnicería, una pescadería o una frutería que lleva funcionando desde hace 30, 40 o 50 años, habiendo puestos libres sin ocupar desde hace mucho tiempo.

“Nosotros estamos de acuerdo con pagar las tasas correspondientes, pero que no se saquen a subasta a sobre, que es el que más dé el que se lo lleva. Nos dan una garantía de puntos, ¿pero qué te garantizan 15 puntos?. Viene una persona con 15.000 euros y ya está por encima de ti. Lo que queremos es pedir una garantía de nuestros puestos y después que subasten los que quedan libres, que es media Plaza”, añaden.

Según señalan, el concejal de Comercio les dice que no es legal hacer eso, por lo que solicitan que “nos lo garanticen legalmente, solo por el hecho de estar pagando un alquiler, que no venga cualquiera a querer mi puesto porque es el que mejor funciona o que mejor situado está, pero porque hace 30 o 40 años que estoy yo en él”.

Así mismo reconocen estar de acuerdo con la regularización y dinamización de la Plaza de Abastos para mejorar, pero respetando los puestos antiguos que llevan toda la vida, algunos de ellos reformados y acondicionados por ellos mismos, como el acero, las cámaras frigoríficas…

“Si quieren poner productos novedosos hay puestos libres. Estando las cosas como están, no se puede jugar con el pan de las familias, hay que hablar con la gente antes de tomar decisiones y consensuar”.

Finalmente, critican la falta de información y advierten que dependiendo de los resultados de las reuniones que se mantendrán con el alcalde, Paco Ferreira, continuarán con las movilizaciones. “El problema fue la falta de comunicación”, concluyen.