La Diputación de Pontevedra apoya el Día para la Eliminación de la Discriminación Racial

La Diputación de Pontevedra se une el Día Internacional para a la Eliminación de la Discriminación Racial en el que en este año se dedica por Naciones Unidas sobre todo los migrantes y refugiados que son los principales objetivos de los delitos de odio en el ámbito internacional.

La Presidenta de la Diputación, Carmela Silva, subrayó que estamos viendo día a día el través de los medios de comunicación como la discriminación y los delitos de odio están dirigidos contra los migrantes y refugiados “la parte de la población con una mayor desprotección”.

Silva indicó que con la conmemoración de un día internacional contra la discriminación racial, la ONU no sólo pretende concienciar acerca de la secuela qué supone el racismo sino, y muy especialmente, animar a las personas para apoyar acciones en su vida cotidiana que sirvan para defender los derechos humanos de los demás; porque el racismo les afectan a todos como sociedad y no sólo a las personas que sufren la discriminación, porque una sociedad tolerante con el racismo es una sociedad enferma, que crea segregación racial y con eso focos de pobreza y desigualdad social.

El 21 de marzo se celebra el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial. Proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1966, en esta fecha se conmemora el aniversario de la matanza de 1960 en Sharpeville, Sudáfrica, en la que 69 personas desarmadas fueron masacradas por la policía mientras realizaban una protesta pacífica contra las leyes racistas y xenófobas del Apartheid.

Según afirmó la Presidenta, en nuestro país, los últimos datos publicados por el Ministerio del Interior sobre los Delitos de Odio en España, basado en las denuncias presentadas en el año 2015, señala que durante ese año se cometieron casi cuatro delitos de odio al día en España y que las Fuerzas de Seguridad detectaron 1.324 casos, lo que supone un aumento del 13% respeto al año anterior. El racismo es el principal motivo de delito de odio, representando el 38,2% (506 casos) del total de casos denunciados, que suelen representar alrededor de un 10-15% de los casos que se producen, como señala la Agencia Europea de Derechos Fundamentales.

Por ello, Carmela Silva considera necesario promover una educación inclusiva y respetuosa con la diversidad étnica y racial para lo cual se hace imprescindible recuperar la materia de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, porque cómo dijo Mandela, “Ninguna persona nace odiando a otra por el color de su piel, por su origen o por su religión. Para odiar, las personas necesitan aprender, y si pueden aprender a odiar, pueden ser enseñadas a amar”.

Anuncios