Nigrán finaliza los trabajos de prospección de emergencia del castro de Panxón

El Ayuntamiento de Nigrán finalizó esta semana el trabajo de prospección de emergencia del castro de Panxón. Las fuertes lluvias de finales de diciembre dejaron al descubierto el pasado romano y castreño de este núcleo al producirse un desprendimiento de tierra sobre la playa de A Madorra. Ante este derribo de la ladera noroeste y la aparición casi a simple vista de millares de piezas, el Ayuntamiento contrató de urgencia a Árbore Arqueoloxía el proyecto de investigación, prospección y estudio de materiales (previo permiso de Patrimonio). El trabajo de campo de cuatro arqueólogos, ya finalizado, permitió recuperar millares de fragmentos de cerámica de distintos períodos (fundamentalmente tejas y ánforas), molinos romanos y castreños o huesos de animales. Hace falta destacar que a este núcleo pertenece el ya famoso mosaico romano con un motivo marinero que está siendo repatriado desde EEUU o una conocida ara a Mercurio.

“Lo sorprendente de este hallazgo es la cantidad ingente de piezas, no la singularidad de las mismas; aparecen sin realizar el mínimo esfuerzo”, indica la arqueóloga Nerea Vilariño sobre los 360 m2 de superficie que se desprendieron en espacio público y que fueron analizados. Esta altísima concentración apunta a que incluso la zona se correspondiera con una escombrera donde sus habitantes tiraban los restos de comida o basura. Tras esta prospección (la primera en la Historia que se realiza sobre el castro) los restos encontrados serán llevados a analizar a un laboratorio especializado en materiales de época romana. Este análisis científico permitirá acotar con mayor exactitud el período de tiempo en el que estuvo habitado este castro y posterior villa romana (actualmente se sitúa entre el S.II-III a.C, Edad de Hierro, y el IV-V d.C.).

“La mayoría de los 3.700 m2 que ocupa el castro son terreno privado, como Ayuntamiento pudimos actuar aquí por ser espacio público y, gracias a ello, tendremos la oportunidad de conocer más sobre nuestro pasado romano y castreño, lo que nos permitirá promocionar y divulgar mejor la importancia de Panxón, máxime cuando estamos a punto de recibir el famoso mosaico del mújel”, explica el alcalde y también historiador, Juan González. De hecho, la fase final del estudio será entregar al Museo de Pontevedra los restos acompañados de un exhaustivo informe. “El problema de este castro situado en una península es la propia erosión al que lo somete el mar, arrastrando con él la tierra y, consecuentemente, parte del yacimiento, por eso es importante aprovechar esta oportunidad para realizar estudios”, considera el regidor.