Inversión histórica de la Diputación en el Val Miñor: 42 millones de euros en 8 años

La presidenta Carmela Silva compareció hoy en un desayuno informativo en Baiona para dar cuenta de la gestión realizada en el Val Miñor durante los dos mandatos que está a punto de completar al frente de la Diputación y que suponen una inversión histórica acumulada de casi 42 millones de euros de fondos provinciales “para transformar como nunca los ayuntamientos de Baiona, Nigrán y Gondomar”. “Las cifras hablan por sí solas”, subrayó, una ingente cantidad de recursos provinciales que permitieron ejecutar un total de 370 obras; crear 552 empleos con la contratación de personas desempleadas para trabajar en diferentes servicios municipales, y la realización de 2.400 actividades culturales, sociales, deportivas y de fomento de la igualdad.

Cuando el próximo mes de agosto se completen estos dos mandatos la Diputación habrá invertido en Nigrán 15,1 millones de euros; en Gondomar, 13,3 millones de euros y, finalmente, en Baiona, 13,4 millones de euros. “Un 87% más de inversión provincial en el Val Miñor de la que hizo el anterior Gobierno del Partido Popular y de aquel presidente que tenía 20 millones de libre disposición para repartir a dedo”. Carmela Silva habló directamente no solo de “cifras incontestables”, sino también de “recursos que ahora se reparten todos los años, gobierne quien gobierne cada ayuntamiento, de manera reglada, y con independencia del ciclo electoral; al contrario de lo que se hacía y al contrario de lo que hace una Xunta de Galicia que invierte muy poco en el Val Miñor, porque suele invertir en los ayuntamientos donde gobierna el PP y, aun así, nunca en proyectos transformadores basados en un modelo de provincia; una Xunta, por tanto inútil”.

“Hablamos de una transformación histórica con cifras que evidencian un progreso sin precedentes, construyendo grandes equipamientos y actuaciones”. “No hay ninguna Administración que pueda presentar un balance como este: todas las grandes obras con nombre y apellidos llevan el sello de la Diputación”, remarcó. “Hay que contar y explicar lo que se hizo y que la ciudadanía tenga los datos para saber, con datos encima de la mesa, que nunca, nunca, se hizo tanto por el Val Miñor”. De actuaciones absolutamente demandadas como el Multiusos de Sabarís y la remodelación del Paseo Pinzón (Baiona), de la humanización de la avenida de Otero Pedrayo o de la nueva biblioteca de Nigrán, de las plazas de Paradela y de Rosalía Castro en Gondomar, de las grandes obras en las carreteras, de la Administración electrónica en los ayuntamientos, de la iluminación sostenible, de las oficinas turísticas digitalizadas, del apoyo al sector turístico, de los grandes festivales de música o de los campeonatos náuticos. Todo esto de la mano de la Diputación”.

El Plan Concellos fue el “motor de este cambio”, acercando un volumen de financiación estable que superó los 23.264.538 euros en el Val Miñor. Financió un total de 52 obras municipales en Nigrán, 76 en Gondomar y 47 en Baiona. Muchas de esas obras singulares y reconocidas por los vecinos que disfrutaron de fondos con un plan provincial basado en el respeto a la autonomía municipal. La rehabilitación del molino de Porto do Molle (Nigrán), un nuevo lote de pavimentaciones rurales en Gondomar o la adecuación de la calle Carabela Pinta (Baiona) son algunas de las actuaciones que están a punto de desarrollarse al amparo del Plan Concellos.

Los planes extraordinarios, convocados en concurrencia competitiva, posibilitaron desarrollar las grandes dotaciones y equipamientos. Una aportación total de más de 4,8 millones de euros para mejorar la seguridad vial en la avenida de Sabarís (Baiona), la biblioteca de Nigrán o la calle de A Gaviota y, finalmente, para la reforma integral de la plaza de Paradela (Gondomar). Ahora mismo la Diputación está movilizando 2,4 millones de euros en el Val Miñor con el plan ReacPon. Ya están en marcha las obras “del balcón al mar de Baiona”, que es el Paseo Pinzón y también las de la humanización de la calle Otero Pedrayo, de Nigrán. Y en Gondomar ya está inaugurada la nueva plaza de Rosalía de Castro, “que junto con la plaza de Paradela creó otro Gondomar”. En este punto, Carmela Silva recordó que la calle Otero Pedrayo era una carretera autonómica y que la Xunta se negó a humanizarla, hasta el punto de que el Ayuntamiento de Nigrán tuvo que aceptar su recepción en un estado de absoluto deterioro. Finalmente, relató, se rehabilita con fondos de la Diputación.

21 grandes obras de seguridad vial y proyectos para dos grandes sendas peatonales

Las carreteras provinciales absorbieron 5,1 millones de euros repartidos en 21 grandes obras de mejora de la seguridad vial, 112 de calmado de tráfico y 47 de conservación y mantenimiento. La rotonda de Gondomar (calles San Benito y del Emigrante), la pavimentación de la carretera Chaín-Morgadáns y el acceso a Chenlo, en Gondomar; la pavimentación de la carretera Sabarís-Belesar, la mejora de la seguridad en la Baredo-Loureza (Baiona) o las pavimentaciones en marcha en las carreteras de Panxón-Patos y Monteferro (Nigrán) son algunos ejemplos. La presidenta aprovechó el desayuno informativo para informar de la inminente licitación de la senda de Parada y de la próxima firma del convenio para la senda de Chandebrito, dos inversiones que superarán los 4 millones de euros, como ejemplo de próximas actuaciones.

Los fondos europeos que el Gobierno del Estado envía a la Diputación significaron ya una aportación de 657.000 euros para el Val Miñor con el objetivo de avanzar en la iluminación sostenible, la eficiencia energética y la modernización de los puntos limpios de Nigrán y Gondomar.

Por servicios provinciales, Igualdad ofertó 53 cursos y repartió 150.000 euros en subvenciones a los ayuntamientos. En Cohesión Social, se financiaron los Servicios Sociales Comunitarios con 1,4 millones de euros y las ayudas de emergencia con otros 254.000 euros. Además se repartieron subvenciones a entidades sociales para proyectos como el rechazo del acoso escolar, la piscina terapéutica para mayores o el apoyo a personas con autismo. El servicio provincial de Turismo invirtió 800.000 euros para digitalizar la playa América en Nigrán, llevar el sello de calidad SICTED a 13 empresas y modernizar las dos oficinas de la red Rías Baixas, en Baiona y Nigrán, además de apoyar al comercio con el proyecto Commerce Inside. Finalmente, se dieron subvenciones a festivales y pruebas deportivas náuticas. La Diputación hizo posible 1.900 actuaciones musicales, teatrales y audiovisuales en el Val Miñor a través del servicio de Cultura. En el área de Deportes dedicó casi un millón de euros para financiar a 73 clubes, 26 deportistas y 15 escuelas deportivas. Finalmente, el servicio de Nuevas Tecnologías hizo posible la Administración electrónica municipal y asesoró a las empresas en su avance hacia la digitalización.

A preguntas de los periodistas Carmela Silva destacó que el PP no tiene ninguna probabilidad de recuperar la Diputación en las próximas Municipales “hasta el punto de que algún dirigente del PP en A Coruña dice que la provincia de Pontevedra va a ser “la tumba de Rueda” y también lo anticipan así las encuestas, que vaticinan un varapalo para el PP en Vigo y en la comarca del Salnés, además de un avance del Partido Socialista en las comarcas del Deza y de Pontevedra”. “No es que lo tengan difícil para recuperar la Diputación; lo tienen imposible porque calló que hay otra manera de gobernar en una provincia en la que ahora solo se ven carteles de obras de la Diputación y que, aquí, en el Val Miñor, por poner un ejemplo, invierte un 87% más”.

La presidenta también respondió a las preguntas de los medios sobre la candidatura de Jesús Almuíña a la Alcaldía de Baiona. Tras subrayar que le parecen legítimas todas las candidaturas que la derecha presente, matizó que con Baiona hace falta hacer una excepción por el “filibusterismo político de un PP que solo busca colocar a los amiguis”. Consideró como “una falta de respeto total que el PP presente un candidato que no quiere volver a Baiona” y que admite públicamente en una entrevista que el partido se lo impuso. Añadió que “gente del PP de Vigo da por hecho que Almuíña entrará en la lista del Senado como contraprestación”. “Almuíña no quería ser candidato en Baiona porque estaba encantado en la presidencia del puerto de Vigo; además, ya en su día dijo que daba por cerrada su etapa en Baiona y así está en las hemerotecas”. La presidenta explicó también que la remoción de Almuíña en la presidencia de la rada viguesa servirá para “buscarle un acomodo, un puesto, a la candidata del PP en Vigo, que va a llevar un batacazo tremendo”.