La Diputación de Cádiz replicará el “modelo Ágora” en los ayuntamientos gaditanos

La Diputación de Cádiz lleva “en el bolsillo” ejemplos prácticos e “ideas llave” de cómo recuperar con calidad urbana el espacio público para las personas. Durante la mañana de hoy la comitiva formada por el vicepresidente segundo Francisco Javier Vidal y la directora del área de Transición Ecológica María Teresa Fernández conocieron las obras que ya recogieron en la realidad a filosofía de la Red Ágora de la Diputación de Pontevedra que busca devolver a las personas los espacios invadidos por los coches en las últimas décadas.

Las visitas resultaron productivas ya que la comitiva recogió ejemplos e ideas muy diversas de transformaciones urbanas en ayuntamientos distintos de la provincia pontevedresa que, en general, podrían ser aplicables con adaptaciones a su ámbito, teniendo en cuenta las características propias de cada lugar.

Todas las actuaciones de transformación fueron explicadas por personal técnico de la Diputación –el asesor Jesús Fole, el director de Movilidad Daniel Romay y el técnico Martín Barreiro, técnico Ágora- junto a representantes de las Alcaldías y personal técnico municipal. La impresión mostrada fue muy satisfactoria por parte de los visitantes, que felicitaron tanto a la Diputación por dar soporte técnico y fondos para realizar las obras, como a los ayuntamientos por llevar adelante las propuestas y contar ahora con más espacio para las personas.

La mañana comenzó en Ponte Caldelas, ya que por motivos de agenda última hora no fue posible visitar el ayuntamiento de Poio. Allí la comitiva fue recibida por el alcalde Andrés Díaz, quien explicó los trabajos hechos en los últimos años que comenzaron con la remodelación de la Plaza de España, obra que dio el pistoletazo de salida al cambio de modelo. Se continuó el recorrido por la plaza de Frei Antonio Orge, la avenida de Vigo y otras intervenciones, donde se comprobó que todas las actuaciones proyectadas y hechas en los últimos años siguen el modelo de recuperación del espacio público para las personas tal y como se recoge en los principios de la Red Ágora impulsada por el departamento de Movilidad provincial, siendo ejecutadas gracias a la Diputación y los fondos del Plan Concellos y el ReacPon.

Después de Ponte Caldelas los representantes de la Diputación de Cádiz siguieron conociendo ejemplos prácticos de la aplicación de la filosofía Ágora en Gondomar. Allí fueron recibidos por el alcalde Paco Ferreira y la diputada Iria Lamas y los arquitectos Pedro González y Pablo Muíños. La visita se centró en las obras de transformación de la plaza de la Paradela, que antes estaba cortada por una carretera autonómica y ahora es un núcleo de centralidad, y también por la plaza de Rosalía de Castro, recientemente inaugurada y en la que se recuperaron para las personas más de 1.300 metros cuadrados.

Justo antes de la comida, la siguiente parada fue el ayuntamiento de Tomiño, donde tanto la alcaldesa como el diputado de Movilidad y también concejal de la localidad Uxío Benítez explicaron la transformación global de toda la villa. Entre otras zonas se concretaron datos sobre las obras del núcleo del Seixo, la parroquia de Figueiró –donde se creó un núcleo de centralidad- y la zona de Goián, en la que se recuperaron para las personas 20.000 metros cuadrados.

El diputado de Movilidad destacó tres mensajes que, según aseguró, permiten hacer transformaciones del espacio público a todos los ayuntamientos y pueden ser trasladables a la provincia andaluza: tener una planificación y una estrategia para que no exista improvisación; determinación y valentía para llevar adelante las propuestas ante las posibles críticas; y también la apuesta por la calidad urbana.

Por su parte, ya por la tarde, la alcaldesa de O Rosal recibía a la comitiva gaditana destacando que la Plaza del Calvario se transformó en un espacio público de calidad y en mayúsculas, sin barreras, inclusivo, igualitario, democrático y accesible. “Convertimos un aparcamiento y una rotonda en el centro neurálgico de interacción social, de convivencia, creando un espacio seguro, amable, saludable, mucho más verde en el que potenciar la actividad económica de proximidad, el comercio y el consumo local”, destacó, recordando que antes de la reforma el 64% del espacio estaba ocupado por los coches.