Los afectados por los desbordes de los ríos Miñor y Zamáns se organizarán como asociación

La pasada semana tuvo lugar una asamblea de afectados por los desbordes de los ríos Miñor y Zamáns en el Auditorio Lois Tobío de Gondomar. Asistieron a la misma cerca de 100 personas afectadas tanto de la Villa de Gondomar como del Barrio de A Ponte en Mañufe. Todas las personas asistentes coincidieron en la preocupación y en la gravedad de lo acontecido esta Navidad y en la necesidad de buscar soluciones urgentes al problema que están convencidos que no es cuestión de hacer grandes obras sino de cuidar y mantener limpios de atrancos los ríos.

“Que el agua pueda fluir sin las represas que provocan las docenas de árboles caídos (mayormente acacias de gran porte); el control de los rellenos ilegales; la apertura de los ojos ocultos en los puentes de Mañufe y de la Xunqueira, entre otras medidas bien sencillas, puede suponer rebajar de 20 a 40 cm el nivel de las inundaciones y poner a salvo nuestras viviendas, garajes o bajos comerciales, etc. Sabemos que desbordes los hubo siempre y los va a seguir habiendo, se trata por tanto de minimizar su impacto con medidas lógicas”, señala Antonio Araújo, portavoz provisional de los afectados. En este sentido los vecinos del Barrio de A Ponte en Mañufe ven con preocupación las obras que la Xunta va a iniciar en los ríos Zamáns y Miñor en el centro de la Villa de Gondomar, que pueden aliviar la Villa pero, si no se actúa en el puente de Mañufe y río abajo, verán incrementado el caudal de las inundaciones en su barrio, con más agua en menos tiempo y con más fuerza.

Los acuerdos de la asamblea fueron en primer lugar constituirse legalmente como asociación de afectados, creando una gestora formada por 18 personas, pues entienden que la organización de los vecinos es básica para que no se olvide el problema y también para que se cuente con ellos a la hora de buscar soluciones. En ese sentido se acordó también no descartar ninguna vía de actuación para conseguirlo, desde la movilización hasta las reclamaciones de responsabilidades por la vía legal. “En el mes de septiembre Augas de Galicia, la Delegada Territorial de la Xunta en Vigo, la Subdelegación del Gobierno y la propia Presidencia de la Mancomunidad del Val Miñor, y por supuesto el Ayuntamiento de Gondomar, fueron advertidos de esta situación por escrito haciendo caso omiso de dichas comunicaciones. Ahora, las peticiones de Zonas Catastrófica, de Planes Integrales contra las inundaciones, etc. que anuncian en los medios de comunicación los diferentes organismos públicos, son para nosotros poco creíbles. Con todo, estaremos atentos para que se cumplan”, concluyen Araújo.