El Erizana Club de Fútbol recibe el máximo reconocimiento de Baiona

El Concello de Baiona homenajeó este domingo al Erizana Club de Fútbol con la entrega de la “Medalla de Oro”. El Pabellón Municipal de Deportes acogió el acto de entrega del máximo galardón que puede otorgar la Corporación Municipal, en el que estuvieron presentes todas las categorías del club y miembros de la Corporación del Concello de Baiona. La “Medalla de Oro” fue recogida por el presidente de la entidad, Jose Antonio Figueroa Comesaña, que agradeció esta distinción “en nombre de toda la junta directiva y de todos aquellos que antes que nosotros han estado trabajando todos estos años desinteresadamente día a día por este gran club”. También se acordó de esos padres, madres y abuelos “que día a día traen a sus hijos y nietos para que formen parte de esta gran familia erizanista, al igual que a todos los integrantes del club”.

El alcalde de Baiona, Carlos Gómez Prado, comenzó su intervención diciendo que la concesión de la “Medalla de Oro” resume “la historia futbolística de un pasado glorioso, de un presente sobresaliente y de un futuro más que prometedor en el deporte rey por excelencia en la Villa de Baiona”. El regidor afirmó que las escuelas deportivas, así como todas las categorías del Erizana, “constituye en sí mismo un fenómeno social de especial transcendencia en el municipio”. “El Erizana a lo largo de este último medio siglo de vida, propició la práctica deportiva entre los baioneses y baionesas de todas las edades y condiciones sociales, contribuyendo de manera decisiva en el aumento de los hábitos futbolísticos en nuestro entorno”, continuó Gómez Prado.

El alcalde finalizó destacando que “el desafío actual del Erizana no se basa simplemente en prestar servicios futbolísticos a los jugadores o jugadoras, a los socios y las socias, sino que a través de la práctica del deporte que aman, sea un canal para educar a la futura ciudadanía baionesa en valores deportivos, cívicos, sociales, en la que los logros o derrotas del equipo sirvan para crecer y aprender como individuos en esta sociedad cada vez más competitiva”. “Mi enhorabuena a toda la familia del Erizana Club de Fútbol, y que esta Medalla de Oro que os acabamos de entregar brille en las vitrinas del club, como máximo trofeo otorgado por los vecinos y vecinas de Baiona”, concluyó.

El Erizana Club de Fútbol comenzó su andadura en 1950 de la mano de sus fundadores, el Padre Fernando Muñoz Arousa y Victorino Goce Carballo. El club se federa en 1951 con el nombre de CF Juvenil Erizana y comienza a competir en el campeonato de zonas, donde alcanzó varios títulos y copas. Sus primeros partidos los jugó en el campo de la Palma, hasta que las obras de construcción del Parador de Turismo lo imposibilitó y el club se vio obligado a disolverse en el año 1965. En 1977 se fundó el “Trueno de Baiona” bajo la presidencia de Jose María Besada, y se construyó el campo de Santa Marta, en la Playa Ladera. Al año siguiente, el equipo retomó el nombre inicial de Erizana CF.

Actualmente el Erizana juega en los campos de Val de Martín, inaugurado en 1994 con un partido frente al SD Compostela, y también compite de forma regular en el Campo Municipal del Aral-Fontiñas, inaugurado en 2005. Su escudo e himno representan la esencia de un pueblo marinero, luchador por necesidad y acostumbrado a remar contracorriente. El Erizana es un club modesto, una gran familia en la que jugadores, directivos, padres y madres aúnan fuerzas para sacar adelante este gran equipo humano. Siempre fue así, un club sustentado en las ilusiones y energías de grandes jugadores salidos de las canteras del club y directivos de la zona. Familias completas en las que los abuelos, hijos y nietos, jugaron y compartieron además de su pasión por el fútbol, el escudo, los colores y el nombre del club.

Después vendrían épocas doradas del Erizana. En los años 70 y 80 que hicieron historia futbolística en la Real Villa. Llegaron épocas muy brillantes también para el Erizana Femenino, que jugó en Segunda División Nacional desapareciendo definitivamente en el 2018 después de 10 años de competición por falta de jugadoras de la cantera. El gran cambio del Erizana se produjo hace más de 30 años cuando tras la creación de la categoría juvenil, se crean las escuelas deportivas municipales. Desde ese momento, el día a día de los campos del Aral y Val de Martín se convierte en una marea de chicos que dan colorido al pueblo, de la misma manera que llevan defendiendo los colores y el nombre de Baiona por toda la geografía gallega y nacional.

El crecimiento de las categorías base dio al Erizana una dimensión social impensable en aquel momento, a la vez que se nutría de chicos y chicas que formaban parte de la cantera del club, este le daba una alternativa deportiva a multitud de chicos y chicas de la villa en unos años en las que las opciones de ocio eran bien escasas. El Erizana fue el primer club de Baiona en facilitar que todos los niños y niñas tuvieran acceso al deporte, independientemente de sus habilidades y capacidades económicas. Actualmente y después de años de muchas dificultades económicas, el club se encuentra saneado y especialmente estable, lo que le permitió crecer en la estructura deportiva y social, convirtiéndose en pionero a la hora de complementar la formación no solamente futbolística de sus jugadores, sino abarcando también otras áreas de desarrollo, como la nutrición y salud integral de los chavales.