Izquierda Unida exige al alcalde de Nigrán que imponga a la concesionaria de la piscina un aumento de la temperatura

El contrato para la gestión, explotación y mantenimiento de la piscina climatizada de la Mancomunidad de Val Miñor establece en sus pliegos técnicos, que el concesionario debe mantener los niveles de temperatura del agua de la piscina en términos idóneos, de manera que no haya quejas de las personas usuarias.

Para Izquierda Unida resulta evidente que las actuales quejas de las personas usuarias de la piscina ponen de manifiesto que no se está cumpliendo el contrato en lo referente a la temperatura de la piscina, por lo que exige al Alcalde de Nigrán, actual presidente de la Mancomunidad que, conforme a lo establecido en el contrato, la Mancomunidad tiene la facultad, además de interpretar el contrato, de “dictar las ordenes necesarias para mantener o restablecer la prestación del servicio” y “de imponer a la concesión las correcciones y sanciones pertinentes por razón de las infracciones que, eventualmente, cometiera.

Para José Cuevas, portavoz de Izquierda Unida en Nigrán, claro está que, el presidente de la Mancomunidad tiene herramientas en el contrato para que de forma inmediata se suba la temperatura de la piscina, sin que esto suponga un perjuicio económico ni para las personas usuarias ni para la Mancomunidad, ya que el contrato se realiza por riesgo y ventura de la empresa concesionaria, estableciendo específicamente que la “existencia de crisis económica que incida en esta concesión es un riesgo que asume plenamente el contratista”. “El Alcalde de Nigrán debe actuar con eficacia para corregir las quejas de las personas usuarias y no esperar la resolución del expediente sancionador que se le abrió a la concesionaria”, finaliza Cuevas.