Los ríos del Val Miñor se desbordan por el mal tiempo

Los principales ríos de la comarca se encuentran al límite de su capacidad y las intensas precipitaciones de los últimos días comienzan a pasar factura en forma de inundaciones. Como viene siendo habitual, Gondomar se llevó la peor parte y ayer amaneció con la zona comprendida entre el matadero y el parque de As Ánimas cubierta de agua apenas 10 meses después del último episodio, el tercero en un año y el enésimo de su historia. Precisamente, la Xunta puso en marcha un plan para tratar de mantener a raya el Miñor y el Zamáns en su zona de confluencia, pero casualmente las inundaciones hicieron acto de presencia tan solo 48 horas después de hacerse pública la adjudicación de los trabajos. Este contexto obligó a los agentes de la Policía Local a precintar las zonas afectadas pero por lo demás desde la jefatura manifestaron que la mañana transcurrió sin incidencias a excepción de un muro que se vino abajo causando daños materiales.

Los anegamientos también hicieron acto de presencia en Nigrán, aunque de manera testimonial. El caudal anormalmente alto del Muíños en su desembocadura presagiaba lo que estaba ocurriendo metros más arriba del trazado con desbordamientos a lo largo del recorrido del paseo fluvial de Porto do Molle. El más acusado se registró en la zona de la pasarela que discurre por debajo del puente de la autopista, a media mañana de ayer el agua todavía se mantenía un metro por encima de lo normal tragándose literalmente la estructura peatonal sin que se procediese al precintado de accesos. Sabarís también sufrió algún que otro contratiempo, efectivos del GES acudieron a las 6 de la madrugada a una llamada de un vecino que alertaba de un garaje inundado, además de varios requerimientos por la caída de árboles a los que finalmente no acudieron por haberse producido en viales autonómicos.