Usuarias y usuarios de la Piscina Mancomunada de A Ramallosa se concentran en Baiona

Usuarias y usuarios de la Piscina Mancomunada de A Ramallosa se concentraron este mediodía en la Plaza del Ayuntamiento de Baiona, coincidiendo con la Junta de Portavoces convocada de urgencia por el presidente de la entidad supramunicipal y alcalde de Nigrán, Juan González, con la propuesta de abrir ya un expediente sancionador a la concesionaria, Serviocio, ante la nueva bajada de la temperatura del agua. Los asistentes son nombradamente personas mayores que hacen natación como medida terapéutica, que entregaron reclamaciones ante la empresa y que van a trasladar también al servicio de consumo de la Xunta de Galicia.

En la respuesta a las reclamaciones anteriores que las personas usuarias están recibiendo, la empresa manifestó que establece la temperatura en 25 grados, el límite más bajo permitido en la normativa vigente, por los elevados cuestes energéticos que soporta y que están provocando una situación de grandes pérdidas. Indica también que, de verse obligada a subir la temperatura del agua, tendría que tomar otras medidas más drásticas.

El presidente de la Mancomunidad, Juan González, advirtió a la concesionaria que “de no solventarse el problema de manera inmediata y duradera, la Mancomunidad se verá en el deber de tener que tomar otro tipo de medidas”. “No vamos a permitir que la empresa reitere en esta acción que perjudica claramente a la calidad del servicio. En septiembre ya lo hicieron y habían depuesto su actitud después de advertirle las consecuencias y, desde esta semana, tenemos más de 50 quejas de usuarios”, reconoce González, quien indica que “roza el mínimo legal permitido de los 25 grados”.

Paralelamente, la Mancomunidad tiene en marcha un expediente para no prorrogar la concesión de la piscina a Serviocio más allá de mayo de 2023, fecha en la que expira, precisamente por su deficiente gestión. Con este objetivo, se contrató a la empresa Into Galicia Consulting para realizar una auditoría técnica, económica y laboral y una memoria justificativa y pliego de prescripciones para la futura licitación.

“No vamos a pasar por alto la situación. La calidad de este servicio público básico para la salud de muchas personas no puede ser deficiente y con esa temperatura del agua manifiestan que es imposible realizar ejercicio”, insiste González.