El CPA Gondomar reúne el dinero para ir al Mundial

El Club de Patinaje Artístico de Gondomar finalmente llevará el nombre de la condal al Mundial que se disputará en la capital argentina de Buenos Aires entre el 28 de octubre y 6 de noviembre. Lo hará por cuarta vez, pero no sin esfuerzo. Apenas dos semanas antes de la fecha señalada, el Concello confirma un acuerdo que les permitirá reunir los 18.000 euros necesarios para que los 11 componentes del grupo Show pequeño además de dos miembros del equipo técnico puedan despegar el 31 de octubre de la ciudad lusa de Oporto rumbo a la Madrid, y de ahí dar el salto al charco para luchar por el podio.

Esta noticia trae otra aparejada, y es que por primera vez la localidad gondomareña contará con una auténtica pista de hielo estas navidades de 200 metros cuadrados. Estará instalada en el polideportivo de A Feira entre el 3 de diciembre y el 9 de enero y tendrá un aforo para 40 personas. Su gestión correrá íntegramente por parte de los deportistas del CPA, que a cambio recibirán 20.000 euros que se suman al convenio anual de 5.000 que ya fue rubricado el martes. Además de hacer de monitores, se encargarán del cobro de entradas, del mantenimiento de las instalaciones y de la gestión tanto de la máquina enfriadora necesaria como de los patines.

Desde la entidad deportiva confirman que ya tienen todo hilado, y que en las próximas dos semanas mantendrán una reunión con la empresa contratada y Concello para pulir cualquier fleco que pueda surgir. Estiman que los gastos rondarán los 8.000 euros con lo que percibirán en limpio unos 12.000, pero cuentan con la autorización por parte del alcalde Paco Ferreira para instalar puestos de venta de sus artículos de merchandising, de comida, lotería, gorros y guantes, dos prendas obligatorias para poder entrar a patinar pero que los propios usuarios podrán traer de sus casas. Ferreira, por su parte se mostró convencido de que la iniciativa resultará todo un éxito y se encargarán de organizar actividades a lo largo de las fiestas para potenciar todavía más la asistencia. La idea es celebrar jornadas gratuitas por las mañanas destinadas a los diferentes colegios del municipio y asociaciones sin ánimo de lucro de la comarca, mientras que por las tardes y los fines de semana las instalaciones funcionarán bajo el régimen de alquiler. El regidor estima que las entradas tendrán un precio de 3 euros por cada 45 minutos, “un valor simbólico” que ayude a amortiguar la inversión.