Fallece Juan Vázquez, propietario de la mítica discoteca Novecento de Gondomar

Este lunes falleció a los 72 años de edad Juan Francisco Vázquez Alonso, propietario del Restaurante La Vitrola, de la Cafetería Breogán o de la mítica Discoteca Novecento de Gondomar. Por esta última fue homenajeado en el 2017 por el Ayuntamiento, al considerarlo “un referente cultural y musical de los años 80 y 90”, creando además un festival que lleva el nombre de la sala de fiestas.

El alcalde, Paco Ferreira, mostró su pesar a través de Facebook. “Hoy desgraciadamente nos dejó una grandísima persona, un amigo, un maestro, padre de muchos de nosotros e icono generacional. El que tantas alegrías nos brindó al son de la mejor música, impertérrito, hombre de saludo sereno y firme, reverencial y movimiento de bigote ancho de lado a lado que sentaba cátedra al paso de décadas. El que hizo que
Novecento fuera sinónimo de movida y Vigo un pueblo al lado de Gondomar”.

“Juan Vázquez, Breogán, Novecento, El Cine, blues, coutry, pop, rock…, o aquel temazo cowboy de media noche con el que siempre cerraba la sesión nocturna, precedido de otro, que a él tanto le gustaba, señor azul, nos emplazaba hasta mañana, ser buenos, frase que tanto utilizaba para despedirnos… Te recordaremos siempre maestro. Gondomar te debe mucho y muchas generaciones también, yo por supuesto”, concluía el regidor.

También tuvo palabras de recuerdo Antonio Araújo. “En la parroquia de los muertos debían necesitar una buena persona, y que además hubiera sabido de música… y llamaron a Juan Vázquez. Estoy en shock. Se va un hombre discreto, honesto, comprometido… un amigo. Nadie hizo tanto como él, y con tanta calidad, por la diversión y el ocio de la varias generaciones de gondomarenses: Cafetería Breogán, las discotecas Novecento y El Cine y en los últimos años a pizzería La Vitrola. Que la tierra te sea leve amigo”.

Los funerales serán este martes, 25 de octubre, a las 17:15 en la iglesia parroquial de San Vicente de Mañufe. A continuación, sus restos mortales serán incinerados en el Tanatorio Vigomerial, en la intimidad familiar.