Nigrán reúne toda su actividad de música en la vieja biblioteca

El Ayuntamiento de Nigrán da su primer gran paso para contar con una verdadera Escuela Municipal de Música estableciendo la sede en la vieja Biblioteca del Ceán. Allí, una vez realizado el traslado de libros, los 80 alumnos matriculados en la actividad de Guitarra, Violín, Piano y Lenguaje Musical reciben ya desde esta semana las clases de manos de los dos profesores del Ayuntamiento, Manuel Cebrián y Olga García. De este modo, por vez primera se centraliza la enseñanza musical en un edificio propio (hasta ahora se distribuían en diferentes espacios municipales). El objetivo del gobierno local es ir ampliando en los sucesivos cursos especialidades, incorporar “Música y Movimiento” para niños y actividades de conjunto, requerimientos básicos para poder constituirse como Escuela Municipal de Música homologada.

El edificio del Ceán se adapta a la perfección a esta nueva función y no precisa una gran reforma, si bien durante las vacaciones del verano el Ayuntamiento aprovechará para insonorizar mejor el espacio o cambiar algunas ventanas. “Es el sitio idóneo, un edificio histórico en Nigrán que antes de ser biblioteca fue Casa Consistorial, céntrico y con capacidad para crecer como Escuela Municipal de Música”, explica González.

El Ayuntamiento invirtió en el año 2020 un total de 9.500 € en la compra de un piano de cola para poder incorporar este instrumento a la oferta municipal y a mayores incluyó también “Lenguaje Musical” para todo el alumnado. Una de las novedades de este curso es la adquisición de un piano eléctrico por 2.500 € para así destinar el de cola del Auditorio a conciertos o clases más avanzadas. “Ahora seguiremos dando pasos para aumentar en los sucesivos cursos profesorado que permita ampliar toda nuestra oferta y alcanzar la condición de Escuela Municipal de Música reglada”, explica el alcalde, Juan González. “Supone un salto en calidad importante porque el objetivo va más allá de ser una actividad cultural. Queremos dar a nuestros vecinos la posibilidad de formarse en un instrumento mediante una escuela pública para todos”, resume el regidor.

“Cada vez hay más personas interesadas en formarse en un instrumento y desde el Ayuntamiento consideramos que es un deber de las administraciones facilitar el acceso a la música, tal y como ya se hace con el deporte o con las bibliotecas, por eso creemos en ese proyecto”, explica González, quien incide en que en una Escuela Municipal se puede impartir enseñanza musical reglada y no profesional como ya se hace en otros municipios con gran éxito, “es algo más que recibir clases, se trata de una formación integral básica que ayuda a desarrollar las capacidades creativas de cada quien y su sensibilidad”.

Así, las Escuelas de Música cumplen una valiosa función social, formativa y cultural y tienen un carácter esencialmente práctico desde edades muy tempranas, pudiéndose adaptar a las posibilidades y recursos de cada municipio. “Lo cierto es que estas escuelas se configuran como centros formativos y de difusión cultural de gran calado y excelente acogida entre la población, así que tenemos claro que ese es nuestro objetivo”, concluye.