El BNG, único grupo que apuesta porque el GES siga en la Mancomunidad del Val Miñor

El BNG apuesta porque el GES siga siendo un servicio mancomunado del Val Miñor. Así lo defendió ayer jueves en la sesión plenaria de carácter extraordinario de la Mancomunidad de Ayuntamientos del Val Miñor donde se trataron, por iniciativa de la oposición, los temas de la problemática del Grupo de Emergencias Supramunicipal del Val Miñor y de la Piscina Mancomunada de la Ramallosa.

En lo que respecta al GES, se aprobó por unanimidad a propuesta del Bloque Nacionalista Galego de reactivar de forma urgente la Comisión de Investigación de acoso de la Mancomunidad con el objeto de ratificar su informe y adoptar medidas que solucionen el problema de acoso entre trabajadores y trabajadora, definido y valorado en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social desde hace 2 años y que supuso una sanción de 25.001 € por inacción a la propia Mancomunidad.

Por otra parte, y ante el problema de la falta de efectivos para dar el servicio, el Partido Popular propone como solución que la Mancomunidad se desprenda de la gestión del GES y que se transfiera a la Diputación de Pontevedra integrándolo en el Consorcio contra Incendios Provincial. A excepción del BNG, todos los demás grupos políticos apoyaron esta propuesta.

Los nacionalistas creen firmemente en la Mancomunidad de Ayuntamientos del Val Miñor como un ente idóneo para la gestión de servicios en la comarca. “Consideramos que debemos dar más servicios y competencias a la Mancomunidad, no vaciarla de contenidos”, indica Iago Pereira, representante del BNG en la MCVM.

En cuanto a la restitución de la temperatura adecuada para realizar las actividades en la piscina mancomunada, conseguida como fruto de la movilización de las personas usuarias, el Presidente, Juan González, informó que el tema está solucionado hasta mayo después de un acuerdo negociado por él mismo con la empresa concesionaria, Serviocio. Un acuerdo que incluiría propuestas de mejora económica que estarían estudiando los servicios técnicos de la mancomunidad.

Desde el BNG consideran que esta medida no es más que un parche temporal y temen que esas peticiones por parte de la empresa puedan implicar un considerable aumento en las tarifas de la piscina.