Colectivos de A Guarda, Tui, Ponteareas, Porriño, Mos y Nigrán aprenderán este viernes las técnicas RCP

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Resucitación Cardiopulmonar, que se desarrolla bajo el lema “Aumentar la supervivencia de la parada cardíaca es posible”, el servicio de Medicina Intensiva del Hospital Álvaro Cunqueiro organizó una actividad informativa y formativa dirigida a diferentes colectivos, con el objeto de sensibilizarles de la relevancia y repercusiones de la muerte súbita cardíaca y estimular la educación sanitaria entre la población en las técnicas de Resucitación Cardiopulmonar (RCP).

Este año, en el marco del proyecto de colaboración con la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, instructores de la Guardia Civil que han sido formados previamente por el Servicio de Medicina Intensiva, también participaran en estos talleres. Así, un total de 18 instructores -entre profesionales sanitarios y Guardia Civil- se acercarán mañana viernes día 14 a seis ayuntamientos del área sanitaria para dar a conocer a más de 300 personas las nociones básicas de la reanimación cardiopulmonar. Los ayuntamientos serán: A Guarda, Tui, Ponteareas, Porriño, Mos, y Nigrán.

Estas sesiones van dirigidas a cualquier persona interesada aunque preferiblemente aquellos colectivos que suelen ser los primeros en intervenir en un accidente como policía local, protección civil, etcétera.

Desde el Área Sanitaria de Vigo se agradece esta iniciativa a los profesionales de Medicina Intensiva, muy concienciados con la importancia y necesidad de informar y formar a la población en este tema, y que están realizando un esfuerzo para compaginar su trabajo asistencial con la educación en salud a la ciudadanía.

Una rápida intervención eleva la supervivencia un 40%

La principal causa de paro cardíaco, de aparición repentina e inesperada en una persona que aparentemente se encuentra en buen estado de salud, es el infarto agudo de miocardio, que provoca una fibrilación ventricular (arritmia que ocasiona que el corazón pierda su capacidad de contraerse de forma organizada, por lo que deja de latir). La persona que sufre un paro cardíaco y no es atendida rápidamente puede morir al cabo de unos minutos.

Según organismos internacionales, para que la supervivencia por paro cardíaco aumente, alrededor del 20% de la población debería estar formada en técnicas de Resucitación Cardiopulmonar.

Así pues, considerando que la supervivencia de muchas víctimas depende de la Reanimación Cardiopulmonar y de la desfibrilación precoz, y toda vez que la intervención dentro de los 3-4 primeros minutos aumenta las posibilidades de supervivencia a más del 40%; hace falta aumentar el porcentaje de personas formadas en RCP. Además, los primeros minutos son fundamentales no solo para la supervivencia sino para reducir las secuelas.

En este contexto, el principal objetivo de estos talleres es dar a conocer la cadena de supervivencia incidiendo en los tres primeros ellos. El mensaje es sencillo: cómo reiniciar un corazón en tres pasos: Comprueba, que el paciente no responde y no respira; Llama, pide ayuda correctamente (112 o 061); y Comprime, inicia el masaje cardíaco de manera continuada y con la técnica correcta.