“Seguiremos cumpliendo con nuestra misión de protegerles, auxiliarles, y de hacer cumplir la ley con el mismo ánimo y dedicación”

La Guardia Civil del Puesto Principal de Baiona-Nigrán celebró este miércoles los actos conmemorativos con motivo de la festividad de la Virgen del Pilar. Tras dos años sin poder honrar a su patrona, los agentes inician una nueva etapa trasladando la efeméride a la Plaza de Santa Liberata, con el objetivo de acercar la celebración a los vecinos. El acto castrense, que comenzó tras la habitual misa en la Iglesia Parroquial de Santa María oficiada por el párroco Manuel Salcidos, estuvo presidido por el Teniente-Jefe del Puesto Principal de Baiona-Nigrán, Marcos Lago Vidal, y los alcaldes de ambos municipios, Carlos Gómez y Juan González.

El izado de la bandera de España marcó el inicio del acto, bajo los acordes del himno nacional. Seguidamente tomó la palabra el Teniente-Jefe del Puesto Principal de Baiona-Nigrán, Marcos Lago Vidal. “Año tras año, la Guardia Civil se mantiene como una de las instituciones mejor valoradas por los ciudadanos. Seguiremos cumpliendo con nuestra misión de protegerles, auxiliarles, y de hacer cumplir la ley con el mismo ánimo y dedicación que venimos haciendo desde hace más de 178 años. Tras dos años puedo decir que estoy orgulloso de la unidad que se me ha encomendado dirigir desde aquel mes de septiembre de 2020”.

El Teniente también se acordó de sus familias, “de las que recibimos todo el apoyo y comprensión”. Así mismo expresó su agradecimiento a la “colaboración decidida” por parte de las Policías Locales de los municipios de Baiona y Nigrán, “con las que se han llevado a cabo servicios de gran dificultad”. También a la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil, “un grupo de personas con un marcado espíritu vocacional y que de forma desinteresada prestan un gran servicio a la sociedad”.

Mención especial tuvo para Jose Celso Salgado Santamaría, que tras 48 años de servicio ininterrumpido pasará a la situación de retirado el próximo mes de febrero. Ingresó con apenas 16 años en el colegio de guardias jóvenes de Baldemoro. En el año 76 fue destinado al puesto de Baiona para posteriormente durante 9 años pasar a formar parte del grupo de información de Pontevedra. Llegando incluso a prestar servicio en el País Vasco, en uno de los momentos más duros de la Guardia Civil en su lucha contra la banda terrorista ETA. Hasta que en el año 88 regresó otra vez a la unidad de Baiona. “No puedo decirte otra cosa que te puedes ir con la mayor satisfacción posible, que es la del deber cumplido y el respeto de todos”, destacó Marcos Lago antes de hacerle entrega de la Cruz al Mérito de la Guardia Civil.

También fueron condecorados otros dos efectivos en atención a sus méritos profesionales durante estos últimos años. “Condecoraciones que deben de servir de estímulo para el resto de compañeros”, incidió el Teniente. Fueron el Cabo Primero Damián Varela García, que recibió la Cruz al Mérito Militar, y Alejandro Carballo Barreira, al que se concedió la Cruz al Mérito de la Guardia Civil.

Así mismo, en reconocimiento y agradecimiento a aquellas acciones, servicios y méritos llevados a cabo por guardias civiles que a día de hoy se encuentran en situación de retirado, se procedió a entregarles una placa en reconocimiento a su labor. El Capitán Jesús García Rodríguez, el Teniente Jacinto Vieira Diéguez, el Suboficial Mayor Manuel Álvarez Muñoz, y los Guardias Civiles Gonzalo Panadero Segur, Jesús Díaz Fernández, Gelasio García Losada, Jose Antonio Alonso González y Álvaro Alves Vergara. Este último recibió la placa de manos de su hijo, también Guardia Civil, Aarón Alves Pérez.

El alcalde de Baiona, Carlos Gómez, destacó en su intervención que “hoy es un día para agradecer el trabajo hecho, no solamente en estos dos últimos años, sino desde que el puesto de la Guardia Civil existe en Baiona”. Por su parte, el regidor de Nigrán, Juan González, manifestó que “no es fácil estar ante tanta buena gente que hace que la vida de los ciudadanos de Nigrán y de Baiona sea más segura, más fácil, y una vida mejor. Todos los que estamos aquí tenemos que aplaudiros, agradeceros, no solo a la Guardia Civil, a la Policía Local, a Protección Civil, lo fácil que nos hicisteis pasar esos dos años tan complicados para toda la sociedad”.

Finalmente se homenajeó a los Guardias Civiles fallecidos “que un día lucharon con valor, sirvieron con lealtad y murieron con honor”, mientras sonaba el himno de la Benemérita.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.