El BNG de Nigrán reclama una ordenación de los recursos hídricos por parte de la Xunta

La declaración de la situación de alerta por escasez de agua en Nigrán y Baiona reveló la endeble posición de poblaciones como Nigrán, que quedan a merced de la voluntad del alcalde de Vigo para preservar el recurso de Zamáns para abastecer esta localidad e, incluso si la situación del embalse de Baíña empeora, al ayuntamiento de Baiona.

La competencia y deber de la captación y ordenación de los recursos hídricos en alta es de la Xunta de Galicia, y el BNG así se lo reclama ya que, “igual que la ciudad de Vigo no podría depender de las decisiones del Ayuntamiento de Fornelos respecto de su suministro de agua por encontrarse el embalse de Eiras en él, el Ayuntamiento de Nigrán y, eventualmente, el de Baiona, no pueden quedar al libre disponer de Vigo respecto de la gestión del recurso del embalse de Zamáns”.

“Por otra parte, el relato interesado trasladado a través de los medios de comunicación quiere situar a Abel Caballero como el salvador de Baiona y Nigrán, como si protagonizara un acto altruista de apoyo y ayuda, cuando la realidad es que los vecinos de Nigrán pagan a precio de oro el agua que reciben de Vigo, fin al que el pasado ejercicio destinó el ayuntamiento más de medio millón de euros de sus presupuestos”, señala Xavier Rodríguez.

El BNG de la comarca de Vigo ya fijó hace más de un año su posición respecto a la gestión del ciclo del agua en el área viguesa, que pasa necesariamente por un cambio de paradigma que la considere un bien escaso y que exija un uso racional, en canjes del tratamiento de recurso casi inagotable que se da en la actualidad. “Esto comporta cambios en el aprovechamiento sostenible del agua, en su ordenación e incluso en el modelo de tarifas y, por supuesto, en su gestión, contemplando la posibilidad de recuperar su gestión directa por parte del ayuntamiento”.

En este sentido hace falta recordar que la concesión del abastecimiento y saneamiento ejercido por Aqualia tanto en Nigrán como en Vigo se encuentra caducada y prorrogada en ambos ayuntamientos, “siendo cuando menos exigible que se realice un nuevo concurso y no la prórroga automática de la concesión”.

“Finalmente también queremos incidir en la contradicción que supone que mientras los gobiernos municipales alertan sobre el nivel preocupante de los embalses, Juan González ha actuado como comercial de la concesionaria promoviendo la expansión de la red de abastecimiento municipal en detrimento de las captaciones vecinales, integrando cada vez más usuarios al sistema al mismo tiempo que se queja de la escasez del recurso. Por eso el BNG forzó en el mandato anterior una modificación del plan de subvenciones municipal que contemplara ayudas a las comunidades de aguas para el mantenimiento de sus captaciones”, concluye el Responsable local del BNG de Nigrán.