Baiona evaluará las ofertas para reformar el Paseo Pinzón la próxima semana

FOTO: PABLO F. ESTÉVEZ // Unha parella pasea por unha das zonas afundidas pola erosión do mar.

A la reforma del paseo Pinzón de Baiona le ha salido una docena de pretendientes y cinco de ellos presentaron unas ofertas tan ventajosas que de entrada han incurrido en una “baja temeraria”. Entre el lunes y el martes de la semana próxima la mesa de contratación se reunirá junto al Interventor para evaluar los informes técnicos presentados que justifiquen la viabilidad de la propuesta ganadora, la entidad Xestión Ambiental Contratas que redujo en más de 380.000 euros el precio de salida de las intervenciones, 1.441.328 sin impuestos.

En caso de que sea desestimada se le requerirá la documentación necesaria a la que ocupa el segundo lugar. En dos días deberá de presentar toda la información solicitada y en otros tres la junta se volvería a reunir para repetir la operación y así hasta que se adjudiquen las actuaciones, esto siempre y cuando se dé el peor escenario posible. El alcalde Carlos Gómez, por su parte, prefirió mantenerse cauto y aguardar a la resolución emitida por los componentes de la mesa, aunque confía que las obras puedan comenzar en el mes de octubre para poder cumplir con los plazos. Si bien es cierto que todas las candidatas redujeron el tiempo de ejecución en un mínimo de tres meses, las actuaciones deberán de estar finalizadas en marzo de 2023 y a partir de aquí cualquier contratiempo imposibilitaría rematar las intervenciones dentro de la fecha tope.

Las rebajas sobre el precio inicial de salida de las intervenciones más ambiciosas de los últimos años en cuanto a obra pública se refiere oscilan en más de un 25%, en el caso de la más baja, y un 19,5 para aquella que se acerca al corte mínimo, fijado en 1.241.992 euros, la empresa Novavial, y en cuestión de días se sabrá si el proceso se consolida. Las intervenciones previstas no solo se limitarán a un cambio de imagen, sino que también irán a lo que no se ve, su estructura, que al funcionar de rompeolas muestra claros síntomas de erosión con hundimientos del firme en numerosos puntos.