El IES Auga da Laxe denuncia un nuevo recorte de profesorado

El IES Auga da Laxe de Gondomar afronta el curso 2022-23 con un profesor menos que el año pasado, un recorte que se suma a los tres docentes que ya se habían reducido en el curso anterior y que sitúa el instituto con cuatro profesores menos que antes de la pandemia. Desde el centro educativo se denuncia esta situación y se hace un llamamiento a las familias, al alumnado y a la ciudadanía en general a participar en la concentración de protesta convocada por la Asociación de Madres y Padres (AMPA As Gaiandas) el próximo lunes 5 de septiembre a las 18:30 horas delante del instituto.

“Esta nueva reducción del profesorado dificulta mucho una organización del centro que permita atender como correspondería las necesidades educativas del alumnado y la oferta de una enseñanza pública de calidad. Lamentablemente, desde la Consellería de Educación se tienen en cuenta únicamente criterios como el número de alumnos y alumnas y el cómputo de horas de clase, sin valorar otros aspectos importantes como las necesidades educativas del alumnado más vulnerable (hablamos de personas, no de números), las horas de prácticas de laboratorio o de idiomas, la gestión de recursos compensatorios fundamentales como la Biblioteca escolar o el Plan Digital y el valor añadido que tienen para la formación del alumnado los diferentes programas educativos que fomentan la equidad, la igualdad, la inclusión o el respeto hacia la diversidad, valores que se pueden trabajar a través de programas educativos promovidos por la propia consellería, pero que luego no se tienen en cuenta a la hora de evaluar la necesidad de recursos humanos de los centros de enseñanza, lo que en la práctica supone no valorar todo el trabajo organizativo, personal y colectivo, que estas actividades suponen”, apuntan desde el instituto.

En un escrito aprobado por el claustro del profesorado del centro que fue enviado a la Consellería de Educación el pasado mes de junio, se hacía un análisis detallado de las importantes consecuencias que había tenido para el centro la reducción sufrida ya el curso pasado, al tiempo que se solicitaba la recuperación del cupo de profesorado para poder atender aspectos tan necesarios como las prácticas de laboratorio de Biología y Geología y de Física y Química, las horas de conversación en lenguas extranjeras, la oferta de materias optativas y el número de alumnado por materia, la idónea atención del alumnado cuando falta algún docente, el amplio programa de actividades extraescolares y complementarias (salidas pedagógicas, intercambios, club de la igualdad, charlas, talleres de música, conciertos, exposiciones, actividades deportivas, etc.), la gestión de diferentes proyectos educativos como el Plan Digital, el proyecto de Biblioteca o los distintos programas en los que participa el centro y, de manera muy especial, la idónea atención al alumnado con necesidades educativas. En este sentido, se hacía referencia concreta a la necesidad de organizar para el curso 22-23 tres grupos de 1ºESO, frente a los dos grupos de años anteriores, porque casi un 60% del alumnado que este año tienen en ese nivel precisa algún tipo de medida de atención a la diversidad. “No es posible atender las necesidades educativas de ese alumnado con dos grupos de 28 chicos y chicas cada uno, como pretende la consellería, y resulta fundamental tener grupos menos numerosos que permitan trabajar de una manera más individualizada. Lamentablemente, a pesar de ese documento enviado a la Consellería de Educación a finales del curso pasado, no solo no se recupera el profesorado de cursos anteriores sino que se aplica una nueva reducción”.

Ante esta situación, en una reunión celebrada el pasado 1 de septiembre, el claustro de profesorado del centro acordó denunciar y visibilizar públicamente este nuevo recorte de profesorado, al tiempo que reafirmó su compromiso con la calidad de la enseñanza pública y con el proyecto educativo del centro, apoyando la priorización de aquellas medidas que permitan desarrollar una atención digna y honesta al alumnado con necesidades educativas, incluida la organización de tres grupos de 1ºESO. “Esta decisión, que va a suponer inevitablemente renunciar a reforzar algunas líneas de trabajo que también se consideran importantes, se toma desde el compromiso firme por ofrecer una enseñanza de calidad, incluso cuando se nos reduce la disponibilidad horaria y los recursos humanos necesarios. De hecho, a pesar de la reducción de profesorado, se procurará mantener el programa de actividades complementarias y extraescolares, una señal de identidad fundamental del centro que enriquece los itinerarios educativos del alumnado y pone en valor el proyecto educativo del instituto, por considerar que los chicos y chicas no deben pagar las consecuencias de los recortes de personal que sufrió el centro en estos dos últimos cursos. Desde ese compromiso, seguiremos trabajando en defensa de una enseñanza pública de calidad”, concluyen.