El baionés Nacho Porritt inicia Flow Up, una startup para ayudar a los músicos independientes

Flow Up es una pequeña startup que acaba de nacer y su objetivo principal es ayudar a los músicos independientes y emergentes a formarse en gestión musical. El proyecto está liderado por el baionés Nacho Porritt, un cantante que lleva ya una década en la industria y ha decidido que es hora de ayudar a aquellos que están empezando o que necesitan una mano en el sector de la gestión y la administración de la industria musical. Para ello, han habilitado una plataforma online que contiene -por ahora- cuatro formaciones gratuitas e impartidas por agentes propios de la industria musical. Más adelante, contarán con la participación de mentores, bookers, managers, productores… haciendo que la formación sea lo más cercana y profesional posible. También cuentan con presencia en Instagram, Twitter y Tik Tok.

Flow Up es la academia virtual, personalizable y autónoma que va a permitir a los artistas independientes del presente seguir siéndolo en el futuro. Cada capítulo de la formación está especialmente enfocado al aprendizaje de la gestión y la inmersión en la industria, aportando divergencia y las herramientas necesarias a los usuarios para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado musical. La plataforma está creada para artistas desde la experiencia personal de profesionales del sector musical. Desde la practicidad, se enseñará a los artistas cómo moverse de forma autónoma en los diferentes campos de las necesidades actuales de la industria. Flow Up, además, tiene como objetivo la creación de una comunidad, que a medida que crezca también ayude a crecer al proyecto, nutriéndolo de manera bidireccional.

“Desde Flow up creemos en el empoderamiento de los artistas, la importancia del dominio de la gestión y el aprendizaje para la autonomía y que todo ello sea accesible para sus usuarios. Por ello, es una formación de bajo coste impartida desde el conocimiento real e interno del negocio. La música es arte, creatividad y pasión. Pero, tal y como diría Picasso, “cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”. Y es que la música también es trabajo y renovación constante. La clave del éxito se encuentra en la combinación de todos esos elementos, y en Flow Up se aportan las herramientas necesarias para conseguirlo”, señalan.

“En Flow Up se unen artistas, creadores y gestores para empoderar nuevos talentos. Nuestra plataforma es acompañamiento, renovación y crecimiento. Ofrecemos herramientas a bajo coste para que los artistas independientes sigan siéndolo. Flow up pasa de intermediarios. Aprende haciendo, que no te lo cuenten. Aportamos profesionalización de manera autónoma y accesible. Somos la reivindicación de que arte y trabajo van de la mano, y de que la clave del triunfo radica en una buena formación. En resumen, Flow Up es un lugar de empoderamiento, desarrollo y potenciación de la autogestión al alcance de todos”, concluyen desde la startup baionesa.