Vigo dejará de consumir agua de Zamáns para preservar este recurso para Nigrán y Baiona

Abel Caballero convocó un encuentro con Juan González, alcalde de Nigrán, y Carlos Gómez, regidor de Baiona, en el que también participaron los tenientes de alcalde, Elena Espinosa y Javier Pardo, para abordar la situación del abastecimiento de agua en estos Ayuntamientos que, según dijo, están “en situación de sequía extremadamente grave”, por lo que si el comienzo del otoño viene seco “tendremos un problema en estos dos ayuntamientos muy importante”.

El alcalde señaló que “Vigo apoyará a Nigrán y Baiona, no vamos a permitir que queden sin agua desde la conciencia de que aquí tenemos un serio problema de agua. Tenemos que ser solidarios”. Así, avanzó que el Ayuntamiento “retirará las 19.000 personas de la ciudad que se abastecen de la presa de Zamáns para abastecerlas directamente desde la ETAP del Casal hacia ETAP de Valadares” y para permitir así que “Baiona y Nigrán tengan un mes más de agua. Acudimos en su apoyo y ayuda”.

Además, el Ayuntamiento de Vigo redujo la toma de agua de Zamáns cara Vigo en un 45% en el mes de enero para permitir que Nigrán y, eventualmente Baiona si lo precisa, puedan abastecerse durante un tiempo de ese embalse. “Si no lo hubiéramos hecho, Zamáns estaría prácticamente bajo mínimos”.

Caballero advirtió que “en todo el gran Vigo hay un gravísimo potencial problema de sequía”, que crecerá si no llueve en otoño, y afirmó también que los tres alcaldes saben y comparten que “la Xunta de Galicia quiere que la zona de Vigo quede sin agua por razones políticas”, siendo su competencia y obliga el abastecimiento de agua en alta.

Así, el regidor olívico manifestó su “condena enérgica” de la actuación del presidente de la Xunta que ni siquiera convocó a los alcaldes para conocer la situación manteniendo una “actitud negligente. En 10 años no hizo nada porque lo más grave es que sabemos -de este problema- desde 2013. Vigo tiene que estar resolviendo el problema de Vigo y del resto de municipios del entorno”, censuró.

En este sentido, avanzó que la próxima semana convocará a una reunión al resto de alcaldes y alcaldesas de la zona que dependen de la presa de Zamáns para acordar medidas conjuntas de ahorro y precaución “ante la eventualidad de un otoño seco porque hay que tomar medidas”.